29 de octubre 2009 - 14:27

Buena alimentación y ejercicio previenen la diabetes

El ejercicio es clave para el desarrollo de nuestro cerebro.

El ejercicio es clave para el desarrollo de nuestro cerebro.

Las personas en riesgo de padecer diabetes que reciben respaldo e incentivo para implementar una buena alimentación pueden evitar la enfermedad, indicaron investigadores estadounidenses.

"Millones de personas podrían demorar la diabetes por años y posiblemente prevenir la enfermedad si pierden una cantidad modesta de peso a través de la dieta y aumentan la actividad física", dijo el doctor Griffin Rodgers, director del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedad Digestiva y Renal.

En Estados Unidos, alrededor del 11% de los adultos, es decir unos 24 millones de personas, padecen diabetes. La mayoría tiene el tipo 2, que está íntimamente relacionado con la mala alimentación y la falta de ejercicio.

Un estudio de 10 años de duración con personas con sobrepeso y azúcar en sangre elevada que perdieron una cantidad modesta de peso halló que los pacientes disminuían al menos un tercio su riesgo de desarrollar diabetes.

Los adultos de más de 60 años obtuvieron resultados incluso más drásticos, al reducir a la mitad su riesgo de diabetes durante el período del estudio.

"Las personas pueden bajar de peso y esa pérdida se acompaña por una reducción en la tasa de diabetes", señaló el doctor William Knowler, quien trabaja en la agencia de salud, parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. El estudio fue publicado en la revista The Lancet.

Los hallazgos provienen de un ensayo amplio al azar con 3.234 adultos con sobrepeso u obesidad que además tenían altos niveles de azúcar en sangre.

El estudio reveló en un comienzo que una dieta y ejercicio programados y clases de apoyo ayudaban a disminuir un 58 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes después de tres años, comparado con un grupo de control.

El programa consistió en reducir la grasa y las calorías y aumentar la actividad física a 150 minutos por semana. Los participantes también recibieron entrenamiento en la alimentación, el ejercicio y la modificación de la conducta.

Los últimos resultados muestran lo que sucedió luego de 10 años de seguimiento.

El grupo que comenzó en el grupo de dieta y actividad física sostuvo una pérdida de peso modesta y redujo su riesgo de desarrollar diabetes un 34%, comparado con la cohorte que comenzó con "placebo".

Los pacientes que tomaron la píldora para la diabetes metformina y luego sumaron un programa de estilo de vida saludable tuvieron un 18% menos de riesgo de diabetes durante el estudio.

Dejá tu comentario