Charlas de quincho

Secciones Especiales

Sin duda, dos meses de cuarentena es mucho para cualquiera, y el impacto, emocional y económico se va manifestando con una contundencia cada vez mayor, en casi todos los países afectados por la pandemia, sea cual fuere el matiz elegido para controlar la enfermedad. Argentina, con una sociedad poco habituada a cumplir reglas, en especial si son estrictas, sufre más, incluso, que otros Estados acostumbrados a la disciplina. Esto, sumado a un gobierno bastante nuevo, ya que tenía solo 3 meses cuando se desató la crisis sanitaria, lo que no permitió que los equipos se consoliden. Así se analizaba en forma generalizada en los Quinchos virtuales de esta semana cada vez más sofisticados, y donde mientras se relajan de a poco las estrictas norma sanitarias, la economía desvela cada vez más, tanto a empleados, como a pequeñas y grandes empresas, que intentan llegar al segundo semestre, aguinaldos incluidos, aunque la mayoría no sabe bien cómo. La política, lejos de estar dormida, ejercita el músculo dentro de la cuarentena quienes no están autorizados a reunirse y fuera los que cuentan con permisos por su condición de esenciales o de otros que por alguna operación quirúrgica vieron limitados los desplazamientos. Veamos:

Horacio Rodríguez Larreta no deja de ponerse todos los días el saco de jefe de la oposición. Al jefe de Gobierno porteño no le complica para nada esa imagen con la que Alberto Fernández ha colaborado de todas formas posibles, inclusive en los últimos días cuando tras el reclamo de intendentes del conurbano por los contagios en la Capital, el Presidente volvió a regalarle otra foto en Olivos al porteño, en ocasión de mostrarle los nuevos kits de testeo masivo que inventó el CONICET. Mientras esa imagen se multiplica otra volvió a escena y retomó el movimiento. María Eugenia Vidal reapareció públicamente durante un encuentro en Lanús junto a Néstor Grindetti después de un tiempo de ostracismo. Algunos datos describen la nueva vida de la exgobernadora. En los últimos tiempos dio mensajes y tuvo encuentros desde su departamento vía Instagram con organizaciones sociales. Recién hace una semana salió a la calle gracias a un permiso que le dio Grindetti para ir hasta Lanús. El recorrido lo hizo desde Recoleta donde esta viviendo ahora, mientras que su novio, Enrique Sacco, mantiene domicilio en Belgrano, lo que complica la relación en medio de la cuarentena. La ubicación de Vidal en el universo hoy la coloca cerca de Rodríguez Larreta y muy lejos de Marcos Peña a quien no quiere ni ver. Esa ubicación porteña, de todas formas, no delataría por ahora ninguna pretensión de candidatura en el distrito, sino que su mirada hoy apunta directamente a lo Nacional. En medio de eso hay una escala, la legislativa del año que viene, donde puede haber alguna pista sobre su futuro. Un último dato personal: sorprendió a quienes la vieron de cerca ver que, mientras mantenía una elegancia impecable en el vestuario, de calzado últimamente elige ojotas. Ese tono playero tiene una razón médica: por segunda vez la exgobernadora debió someterse a una cirugía de uña en el pie izquierdo que le impide usar calzado normal.

Teniendo en cuenta que hoy el precio de las materias primas es sólo el 30% del valor promedio entre 2003 y 2011, y que la economía mundial está sufriendo una fuerte debacle, las grandes empresas comenzaron ya los ajustes (muchos forzados) que incluyen desde líneas de producción, hasta concentración en algunos países, con cierre total en otros; o reducción de la masa salarial, si bien la mayoría resiste deshacerse de personal que luego le llevaría mucho tiempo volver a entrenar. Se sabe, que a partir del segundo semestre algunas economías ya comenzarán a salir, pero va a llevar bastante tiempo volver a algo parecido a la actividad económica previa. El replanteo, además, incluye a los propios países y la política internacional donde la siempre tensa relación entre Estados Unidos y China, sigue en el eje de todas las cuestiones, y ya es un secreto a voces que algunos de los países desarrollados quieren avanzar sobre el gigante asiático, hasta con sanciones económicas, por la expansión del Covid-19. Ni lerdo ni perezoso, el presidente Xi Ping tomó la delantera y ya “suspendió” a Australia como proveedor (le vende mucha carne y otros productos), por haber osado plantear el tema en voz alta. El disciplinamiento fue una señal muy clara para el resto, que tampoco quiere enojar a un mercado de 1.500 millones de personas, y que van a necesitar para recuperarse ni bien pase la pandemia. Y hay más de 120 países que pueden verse en esta grave disyuntiva.

Frente a esto, el equilibrio diplomático local aparece como muy “variable”, con cantidad de embajadores que aún no fueron autorizados para llegar a su destino (Rafael Bielsa-Chile; Sergio Uribarri-Israel; o Chacho Álvarez-Perú, entre otros), algunos más que no está claro dónde están (caso Daniel Scioli-Brasilia, a quien aún no le aceptan formalmente la renuncia a su banca de diputado), y otros que si se sabe dónde están, pero tampoco ayuda demasiado. Se dice, por ejemplo, que se estarían nombrando a una especie de “coach” para Ricardo Alfonsín (h), que maneje efectivamente la embajada en Madrid, lo que recaería en alguien que era muy cercano al expresidente radical, como Federico Polak. Lo cierto es que por el momento, parece que todos los viajes seguirán suspendidos, al menos, hasta que pase la pandemia. Por supuesto que las intrigas palaciegas (nunca mejor aplicado que para el Palacio San Martín, sede de la Cancillería), no tienen nada que envidiarle a otras en el seno del Gobierno, entre provincias, entre ramas del oficialismo con el jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, que llamativamente sigue sosteniéndose en un extraño equilibrio “para afuera”, pero no para “adentro” de su propia fuerza política, donde los platos vuelan todos los días; y hasta intendentes afines a uno u otro grupo, aunque los más serios, siguen intentando priorizar las cuestiones ejecutivas que se aceleran ante un invierno que promete ser muy crudo y con casi todas las variables. Aun así, siguen cayendo muy mal las pocas declaraciones de algunos exfuncionarios macristas aludiendo, por ejemplo, al desdoblamiento cambiario, o a las retenciones. “¿Desde dónde hablan? ¿O acaso los impuestos a la exportación no volvieron a generalizarse hace casi dos años, y la última suba ya la había negociado Macri con los legisladores cuando todavía pensaba que iba a ganar?”, recordaba un empresario de la alimentación, todavía enojado con aquella medida.

Por supuesto que a esa se podrían sumar otras, según ciertas amenazas que salen desde algunas oficinas públicas y que lo único que logran es perjudicar al propio Presidente que en la mayoría de los casos, parece desconocer tales propuestas inaplicables o ya fracasadas, como la más reciente sobre restricciones a los créditos a tasa especial del 24% aproximadamente (recortadas, en su momento, por reducción de los encajes), para las empresas que no hayan vendido su cosecha. Más allá de que pueden “sonar bien” para cierto público no demasiado conocedor, lo cierto es que no tienen chances de ser aplicadas y controladas en una situación crítica como la actual, pero “meten ruido en la relación con el Gobierno”, reconoció una fuente. Lo que puede tener alguna chance, es el planteo, que podría ver la luz en estos días, de plazos fijos atado al dólar oficial y al precio de los granos, que podría anunciar la banca oficial. Donde parecen haberse calmado un poco las cosas, es en el sector petrolero ante la posible aprobación del “barril criollo”, especie de precio sostén a u$s45 el barril (ante el derrumbe internacional) que le daría unos $16.500 millones a las provincias petroleras, de las cuales 4 de ellas se llevarían más del 90%. La medida, que está demorada, a pesar de la presión de Gobernadores y sindicalistas, pareciera no tener mucho consenso entre los propios productores debido a que, como sostienen, “si no hay demanda, de nada sirve para mantener nuestras empresas, el precio que se fije oficialmente”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario