Ambito Nacional

Transición Vidal-Kicillof: ponen la lupa sobre fondos a corto plazo

Se reunieron este martes equipos técnicos de la gestión saliente y colaboradores designados por el electo gobernador del Frente de Todos. La ronda sigue la próxima semana.

La primera reunión entre los equipos técnicos de María Eugenia Vidal y el gobernador electo, Axel Kicillof, terminó sin foto y con el compromiso de seguir sumando información detallada, en otro encuentro la próxima semana, sobre el estado de las cuentas bonaerenses.

Durante algo más de una hora, el actual jefe de Gabinete, Federico Salvai, y Carlos Bianco, el dirigente de mayor confianza del gobernador electo (es el dueño del Renault Clio con el que hizo las recorridas durante toda la campaña) definieron en las oficinas de la provincia, en el barrio porteño de Retiro, una agenda de acción inmediata sobre las distintas áreas de la gestión.

“De nuestra parte les enviaremos un documento con requerimientos a ser completado por cada sector y con ese material, concretaremos los próximos encuentros”, resumió un colaborador del exministro de Economía con llegada directa a ese diálogo que se realizó en las oficinas del Museo Ferroviario, sede del vidalismo.

“Los datos solicitados son fundamentales para poder establecer el estado real de la provincia y así empezar a programar, pero va a depender de la velocidad en la que respondan los requerimientos”, amplió la misma fuente.

En síntesis, el equipo de Kicillof requirió al ministro de Vidal información precisa sobre la planta de personal, ejecución presupuestaria, programas en marcha y programas previstos.

A priori, una de las principales preocupaciones del futuro gobierno es el saldo de la “caja chica” que dejará Vidal a partir del 10 de diciembre. Para ese entonces la Provincia deberá pagar los salarios y los aguinaldos de los estatales.

“La plata está. Eso se lo dejamos asegurado”, garantizó un estrecho colaborador de la gobernadora con acceso puntual a los números de la Provincia y que fue parte del encuentro.

Sin embargo, desde el entorno de Kicillof ponen en duda la disponibilidad de esos fondos y de otros para hacer frente, por ejemplo, a los compromisos con proveedores. Sobre este último punto reclaman, por caso, que la saliente gobernadora gestione antes de abandonar el cargo un “aporte extraordinario de Nación” para cubrir un bache financiero operativo del orden de los $50 mil millones.

Además de Bianco, Kicillof designó para esta etapa de transición al exsecretario de Comercio Interior Augusto Costa; la exjefa de Gabinete del Ministerio de Economía Agustina Vila y el rector de la Universidad de José C. Paz, Federico Thea.

Por su parte, Vidal dispuso que además de Salvai el traspaso lo coordinen el ministro de Economía Damián Bonari, y el subsecretario de Coordinación de la Gestión Emmanuel Ferrario.

La semana pasada, Vidal y Kicillof mantuvieron el primer encuentro tras el triunfo electoral. Fue a solas en La Plata, y tras ese contacto, cordial en la forma pero áspero en el contenido, el gobernador electo reclamó que se retrotraiga la suba del 25% en las tarifas de electricidad que volverá a regir desde enero. Ante la negativa de la actual gestión, Kicillof no descarta frenarlo por decreto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario