Ignacio Rosasco: "El que se dedica a producir tendría que valorar las patentes"

Agronegocios

El gerente general de Stine dialogó con Ámbito acerca del negocio agrícola y de la necesidad del pago de regalías por el uso de nuevas tecnologías.

En un momento clave de la actividad económica local, el gerente general de Stine, Ignacio Rosasco, mantuvo un diálogo con Ámbito relacionado con el contexto de los agronegocios, y las regalías por la utilización de nuevas tecnologías. Después de 25 años en el país desarrollando nuevas variedades de soja para Estados Unidos, Stine decidió comercializar sus propios híbridos de maíz y a partir del próximo año lo hará con sus variedades de soja.

- ¿Qué los llevó a cambiar el modelo de negocio que tenían en Argentina?

Hay dos componentes que nos llevaron a tomar esa decisión, que si bien se plasma ahora, se definió en 2017. Uno es la madurez del programa de genética de Stine, que tiene una base muy amplia porque representamos el 75% de la genética utilizada en Estados Unidos. Y otro punto importante es que somos codesarrolladores de la tecnología ENLIST junto con Dow Agrosciences, por lo tanto se juntan la madurez del programa con la base de biotecnología. Nuestra empresa podrá tener en un futuro nuevos eventos biotecnológicos con una base genética propia.

- ¿Cómo fue tomar esa decisión con su casa matriz?

La nuestra es una empresa familiar, de hecho su nombre es el apellido del fundador, Harry Stine y con él hemos pensado y analizado los pasos a seguir. Estamos en Argentina desde hace más de 20 años, hemos pasado por distintos momentos pero ellos confían en nuestro equipo de liderazgo, que no sólo llevamos adelante los negocios en Argentina, sino que también lo hacemos en Brasil, Uruguay y próximamente lo haremos en Paraguay. Hemos tenido muchos momentos complejos pero al igual que lo hace el productor, que siempre se lanza a sembrar, también nosotros estamos convencidos en la decisión que tomamos.

- ¿Cuál es el plan de negocios que tienen en Argentina?

Hicimos una proyección hacia la campaña 2024-25 y para ese entonces aspiramos a tener un 15% de market share de soja y un 5% en el maíz. Sobre un volumen de 350 mil bolsas de maíz y un volumen de soja de 8 millones de bolsas. En estos números contemplamos el 100% de semillas de soja legal pero hoy por hoy esa legalidad es muy baja y no supera el 15%.

1.jpg

- ¿Qué tendría que cambiar para que aumente la legalidad?

Estamos trabajando en un sistema con la industria en lo que hace a la soja, algo integrado, con controles de grano a través de la Bolsa de Cereales, algo similar a lo que hacen otras compañías con el sistema bolsatech y eso va a permitir que se pueda cobrar por lo que esta patentado. Estoy convencido en que a través de un control y de que el productor entienda que su negocio es producir granos y no hacerse de la semilla, se va a ir incrementando el volumen de semilla legal en el negocio.

- Eso fue desde siempre un tema de discusión entre el productor y las empresas

El productor tiene un habito y eso difícil de torcer. Nosotros vamos a desarrollar un esquema en el que el multiplicador sea parte de la cadena, es decir que vamos a compartir las utilidades para que el eslabón comercial también nos asista en el control y por lo tanto se genere un sistema integrado. Nuestro objetivo es que el negocio sea redituable para el productor, para el estado y para nosotros como empresa que investiga y desarrolla.

- ¿Qué cualidades le ve al productor argentino?

Es muy amante de la tecnología y le gusta innovar. Adopta rápidamente los nuevos sistemas informáticos, drones, siembras por ambiente. Todas tecnologías que llegaron para quedarse y que van a permitir hacer un uso mas eficiente del suelo, cuidando los recursos y generando mayor rentabilidad. Quizá un aspecto que deberían cambiar sea el de respetar o valorar las patentes que hay disponibles porque detrás de ellas hay muchos años de investigación. A nosotros nos llevo 6 años lanzar nuevos híbridos en maíz pero lograr la habilitación de un evento tecnológico que no afecta a las personas, al ambiente, que permite el control de malezas o de insectos, lleva muchos años.

Dejá tu comentario