Hub-and-spoke, el modelo de trabajo que se impone

Ambito BIZ

Según WeWork, tener una sede central más pequeña con oficinas satélite ayuda a priorizar la seguridad de todos.

La experiencia colectiva mundial de trabajo desde casa durante la pandemia demostró que, a pesar de todas las herramientas virtuales, a largo plazo, se necesita cierto nivel de colaboración cara a cara.

Con la llegada de la pandemia, las oficinas y espacios de trabajo en todo el mundo se vieron obligadas a cerrar para darle paso a una reconversión y de esta forma abrirse a nuevas dinámicas de trabajo. Lograr que las personas vuelvan a la oficina durante una pandemia requerirá nuevas estrategias en el espacio de trabajo. Las oficinas deberán ser menos densas para que los empleados puedan mantener el distanciamiento social. Eso significa que no habrá más megaoficinas generales. Los desplazamientos también tendrán que ser más cortos y depender de medios de transporte menos concurridos.

Para satisfacer estos requisitos, muchas empresas están implementando un modelo de oficina descentralizado o “hub-and-spoke”. Esas empresas pueden mantener una sede central a la que los empleados viajan con menos frecuencia, a la vez que ofrecen simultáneamente oficinas satélite más pequeñas en una ciudad o incluso en un país. Con este modelo, lo que una vez fue la oficina general principal se vuelve menos concurrida e incluso puede reducirse en tamaño.

La reducción de la densidad en las oficinas al escalonar la asistencia, expandir el espacio disponible en el piso con oficinas satélite o reorganizar los diseños existentes para crear espacio adicional, son algunos de los objetivos que las empresas sin importar el tamaño están enfrentando para regresar y garantizar seguridad ante la presencialidad.

“La des-densificación será una de las tendencias que llegarán para quedarse a raíz de lo que nos hizo descubrir la pandemia. Las personas quieren trabajar en modelos híbridos con la posibilidad de ir a espacios de trabajo cercanos a casa, reduciendo el tiempo de desplazamiento”, sostiene Tomás Calusio, director general de WeWork Argentina.

El trabajo cada vez es más híbrido, donde los colaboradores pueden no solamente trabajar desde la comodidad de sus casas, sino que también encontrar un espacio cómodo y seguro en una oficina. Esto trae beneficios como el aumento de la productividad, la sensación de bienestar, la reducción de costos tanto de alquiler como de suministros de oficina, seguridad en tiempos de pandemia y finalmente reducción de la carga operativa, lo cual permite ubicar espacios de interacción y colaboración.

Dejá tu comentario