Ahora Boudou busca acuerdo con Das Neves para desactivar demanda por fondos

Ambito Nacional

Tras lograr trabajosamente con Córdoba un acuerdo de asistencia financiera que suspendió por un año la embestida judicial de Juan Schiaretti ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por fondos adeudados, ahora la Casa Rosada intenta cerrar un entendimiento por remesas demoradas con el justicialista díscolo y presidenciable 2011 de Chubut, Mario Das Neves.

La pretensión de máxima de Cristina de Kirchner -quizás vana- es que el mandatario patagónico también desista de avanzar en sus estocadas judiciales ante el máximo tribunal nacional, temerosa de una riesgosa escalada de fallos en contra de las arcas nacionales.

Pero el caso chubutense es más complejo, ya que además de la proyección nacional del mandatario se suma el hecho de que las presentaciones apuntan a terminar con las inequidades en materia de la distribución de la coparticipación (por la nueva extensión del desigual reparto del impuesto al cheque) y de recursos eminentemente políticos como los ATN.

A pedido

En este marco, ayer funcionarios chubutenses recalaron en despachos nacionales -del Ministerio de Planificación Federal- a pedido del Gobierno nacional para intentar acelerar el envío de más de 300 millones de pesos que Nación le adeuda a la provincia en programas de obra pública.

Los enviados fueron el secretario de Obras Públicas, Alejandro Pagani; el titular de Vialidad Provincial, Patricio Musante; y el presidente del Instituto Provincial de la Vivienda, Walter García Moreno.

Los contactos no permi-tieron, sin embargo, arribar a un anuncio de cronograma de pagos por parte de la cartera que conduce Julio De Vido.

El antecedente inmediato es el caso cordobés: el pasado viernes, Schiaretti logró firmar un acuerdo con el ministro de Economía, Amado Boudou, por el cual Nación se comprometió a enviar 720 millones de pesos entre lo que queda de este mes y enero.

En la vereda mediterránea, el Ejecutivo local descartó la ventilada posibilidad de emitir bonos para pagar gastos corrientes y calificó la postal de «muy favorable» para el distrito de la Región Centro porque «despeja el horizonte financiero para la provincia en el próximo año».

No obstante, en las últimas horas, Schiaretti salió a aclarar que su entendimiento con Balcarce 50 es «institucional y no político», y enfatizó que no pertenece «al espacio del kirchnerismo».

«Pretendo mantener con la Nación la misma relación que tengo en Córdoba con todos los jefes comunales de la provincia: a nadie le pregunto a qué partido pertenece y hasta tengo diferencias políticas con algunos de ellos, pero trabajo de manera mancomunada», sostuvo.

El gobernador se mostró además esperanzado en que se cumplan los acuerdos firmados con el Gobierno nacional, aunque aclaró que «de todos modos, si esto no ocurriera, aplicaremos la misma estrategia de reclamar por todas las vías institucionales para que le den a Córdoba lo que le corresponde».

«No nos equivocamos cuando decidimos recurrir a la Corte Suprema para hacer oír nuestros reclamos; nos asiste la razón y el derecho, y siempre dijimos que no íbamos a renunciar al juicio por la deuda histórica por el déficit de la Caja de Jubilaciones», advirtió también.

En esa línea, dijo estar convencido «de que en los próximos días iba a salir una medida cautelar de la Corte Suprema por alrededor de 390 millones de pesos» y afirmó que «sin dudas que esta situación obligó a la Nación a buscar una salida consensuada».

Respuesta


Respecto del juicio por la deuda, la provincia deci-dió presentar ante la Corte Suprema un pedido de suspensión por un año del juicio por la deuda histórica, tal lo acordado con el ministro de Economía. No obstante, Schiaretti aseguró que ese juicio seguirá siendo una herramienta de presión ante un posible incumplimiento de la Casa Rosada.

«El tema es muy claro. Si no se cumple lo pactado, vuelvo a activar este juicio
, en el cual -entiendo- está en una situación favorable para Córdoba», dijo.

La embestida por fondos adeudados y recursos por coparticipación que Nación manotea en detrimento de las provincias no es, en rigor, terreno exclusivo de los gobernadores.

Legisladores


Por caso, con distintas iniciativas, legisladores de todo el arco antikirchnerista comenzaron a aglutinarse detrás del reclamo de un nuevo sistema coparticipable.

En ese camino, el pasado sábado un grupo de diputados nacionales de la UCR -encabezados por Ricardo Alfonsín y Oscar Aguad- presentó una serie de proyectos para tratar a partir de marzo, que incluye una medida destinada a eliminar la precoparticipación de IVA y Ganancias, y otra para implementar el reparto del ciento por ciento del impuesto al cheque.

En sintonía, un grupo de senadores nacionales desembarcará hoy en el máximo tribunal nacional para pedirle que emita una acordada para integrar a terceros en reclamos por fondos de coparticipación federal, en apoyo a la demanda que efectuó el Gobierno de San Luis contra el Estado nacional.

La delegación -encabezada por el radical jujeño Gerardo Morales- será recibida por el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti.

En la pelea por la coparticipación federal también espera entrar el díscolo vicepresidente radical, Julio Cobos, que ya anticipó que prepara un proyecto de reforma del sistema de reparto.

Dejá tu comentario