Clases II: oposición pide interpelar a la titular de Educación

Ambito Nacional

El bloque diputados bonaerenses de Juntos por el Cambio pidió interpelar en la Legislatura a la directora de Cultura y Educación, Agustina Vila, para conocer los detalles puntuales de por qué la mitad de los municipios de la Provincia no podrán retomar hoy las clases presenciales (ver nota en página 18).

La oposición busca con este pedido una respuesta concreta de parte del ejecutivo bonaerense para algo que, a su criterio, tiene tintes discriminatorios. “No es discriminación para los gobernantes de otro color político, es discriminación hacia los chicos que no ven garantizada su educación. No se entiende la medida. Lamentablemente han cambiado los criterios para que municipios del conurbano que tienen más cantidad de casos y mayor porcentaje de camas ocupadas puedan tener presencialidad, y los del interior no”, le dijo a este diario Johanna Panebianco, una de las diputadas de JxC que presentó el proyecto.

El jefe de Gabinete, Carlos Bianco, tomó ayer la palabra sobre este pedido y aseguró que “no es necesario. Mañana (por hoy) voy a la Legislatura, como hago siempre, como indica la ley de emergencias, y les explico todo lo que quieran preguntarme. Suelo estar cinco o seis horas y en general hay pocas preguntas”. Y aseguró que se trata de “una nueva movida política”.

Al respecto, Panebianco manifestó desestimó que se trate de una cuestión política y se preguntó: “¿No alcanza con saber que en al menos el 8% de los hogares del interior un alumno abandonó la escuela en 2020? ¿No alcanza con saber que el 50% de los hogares no tiene computadora?”.

Bianco, además, recordó que el gobierno anterior también estuvo en emergencias y el jefe de Gabinete nunca fue a la Legislatura a dar explicaciones, cada dos meses, como indica la ley. Nunca en cuatro años”.

El conflicto por las clases volvió a ganar fuerza horas después de que el gobernador Axel Kicillof anunciara, a partir del nuevo DNU, el retorno a la presencialidad por parte del AMBA. La medida, que además alcanza a otros casi 30 distritos sorprendió en buena parte del interior. Sobre todo en aquellos distritos gobernados por la oposición.

“La decisión del gobernador deja a la Provincia dividida en dos: los que pueden estudiar y los que no. Estamos hablando de más de 6.430 establecimientos educativos del interior cerrados. Son más de un millón de alumnos que necesitan algún tipo de explicación. Si hay un tema en el que no tenemos que tener grieta es justamente la educación”, cierra Panebianco.

Dejá tu comentario