Con camas al límite, Córdoba podría anticipar restricción dura

Ambito Nacional

Estrategia fue pulida en reunión urgente ayer del Gobierno con intendentes. Desde UCR hablaron de "Fase 1" por "tiempo indeterminado".

En alerta máxima por la escalada de contagios, el Gobierno del peronista Juan Schiaretti activará restricciones más duras en caso de llegar a una ocupación de camas críticas del 80%, lo que podría ocurrir incluso antes del próximo fin de semana, para el que ya de por sí están fijadas las medidas para bajar la circulación social definidas en el último DNU sanitario de Alberto Fernández.

La estrategia -en filas del radicalismo municipal hablaron de una suerte de “Fase 1”- se tomaría en ese caso “por tiempo indeterminado”, hasta descomprimir la tensión en las terapias intensivas.

El delicado escenario -en las últimas horas esa ocupación rondaba el 76%- derivó ayer en una reunión virtual de urgencia entre funcionarios provinciales y un grupo de intendentes -en representación del resto de la provincia- para evaluar los pasos a seguir. El encuentro fue presidido por el ministro de Gobierno, Facundo Torres.

“Se tomó la decisión de que el próximo sábado y domingo, tal como ya se anunció, habrá Fase 1 en adhesión al DNU nacional, pero de llegar mañana (por hoy ) o pasado (por mañana) al 80% esto se puede adelantar, para volver a una Fase 1 por tiempo indeterminado, hasta tanto se vuelvan a recuperar camas”, aseguró el intendente de Mendiolaza y presidente de Municipios y Comunas radicales (Mucora), Daniel Salibi, en diálogo con Cadena 3, tras la reunión.

Salibi además resaltó que alcanzará en ese caso “a todo el territorio provincial” y que “seguramente puede haber algunas restricciones mayores que en las próximas horas vamos a ir analizando” porque en “lo que fue el confinamiento de la semana pasada, prácticamente el 40% o 50% de algunas localidades no lo cumplió a rajatablas”.

Horas antes, el ministro de Salud, Diego Cardozo, había trazado una hoja de ruta en ese sentido, frente a casi 2.500 internados y una ocupación de camas críticas del 76%. “Si Córdoba llega al 80% de ocupación de camas críticas covid-19, no tengan dudas de que se tomarán las medidas que se tengan que tomar de suspensión de actividades y restricciones, no sólo para la parte educativa sino para el resto de las actividades”, había señalado.

Precisamente, este escenario se dio en medio de nuevos cruces con el Gobierno nacional frente a la decisión de la administración cordobesa de reactivar -tras la semana de parate ordenada vía un DNU presidencial- el dictado de clases presenciales en toda la provincia, salvo en el nivel secundario en localidades de más de 30 mil habitantes.

Esa apertura choca sin embargo con el decreto de Fernández, ya que “el departamento Capital” se encuentra bajo “alarma epidemiológica” y por ende la orden es la de congelar la presencialidad.

“Me llama la atención el cambio de agenda del Gobierno de Córdoba por el año electoral”, disparó ayer el ministro de Educación,Nicolás Trotta, en línea con los cuestionamientos desplegados un día antes por el propio Fernández. “Se enmarca en un camino de irresponsabilidad”, dijo Trotta a FM 95.1 .

El ministro remarcó que el DNU “establece una tasa de incidencia de 500 casos cada 100.000 habitantes” para suspender la presencialidad, y advirtió que la capital cordobesa tiene “1.099 contagiados cada 100.000 habitantes, con lo cual duplica el DNU vigente”.

En la vereda cordobesa rechazaron sin embargo los cuestionamientos. “Somos una provincia responsable, que acompaña al Gobierno nacional pero representa los intereses de Córdoba”, dijo el titular de la cartera educativa local, Walter Grahovac. Bajo una estrategia de focalización, en las últimas horas la Provincia autorizó la suspensión de clases presenciales en 12 localidades por la trepada de contagios.

Las críticas brotaron además desde el plano gremial docente, que activó el lunes una caravana de maestros y familias hasta la Casa de Gobierno para reclamar el salto a la enseñanza virtual. En esa línea, el secretario general de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba, Juan Monserrat, aseguró ayer que Schiaretti “está esperando saturar un poco más las camas para tomar medidas restrictivas” y denunció “aprietes” a los docentes que “quieren cuidar la vida y realizar sus actividades de forma virtual”.

Dejá tu comentario