8 de noviembre 2006 - 00:00

Petroleros suspenden paro por Ganancias

El recorte para el Estado ronda los 50 millones de pesos mensuales, aunque el perjuicio para la economía del país por esos dos días de paro asciende a sumas multimillonarias ya que el paro está diagramado para paralizar toda la actividad durante 48 horas y dejar sólo guardias de emergencia.
 Impuesto rechazado
El reclamo de los trabajadores petroleros se basa en su rechazo a que les sea aplicado el Impuesto a las Ganancias por sobre los básicos de convenio y no se excluye para ese descuento impositivo a las horas extras, las horas de viaje y las viandas. Se da, por ejemplo, que un trabajador que estuvo todo el mes en el yacimiento sin ir a su hogar pierde entre 70 y 80 por ciento de su ingreso por ese concepto, convirtiendo en inútil el esfuerzo de permanecer fuera de su hogar durante tanto tiempo. También con la aplicación del Impuesto a las Ganancias sobre los montos por vianda se cae en doble imposición ya que los trabajadores petroleros pagan IVA por ese consumo. Los sindicatos piden que sólo se aplique el mencionado tributo sobre los básicos de convenio sin tener en cuenta los restantes adicionales.
El sueldo promedio de los trabajadores petroleros ronda los 5.000 pesos, que se puede duplicar o triplicar según las tareas de campo que les toquen, pero exige un esfuerzo laboral que no están dispuestos a que les sea confiscado tributariamente. Guillermo Pereyra, secretario general del sindicato en Neuquén y candidato por el Bloque Patagónico a la Federación de Trabajadores del Petróleo y Gas Privado de la República Argentina, había alertado que en caso de «no escuchar el reclamo obrero, podrían repetirse los sucesos de Santa Cruz». A principios de año, la conducción santacruceña que encabeza Héctor «Chaco» Segovia fue sobrepasada por elementos ultras que provocaron disturbios y cortes de rutas. Uno de esos episodios le costó la vida al policía Jorge Sayago, cuyas consecuencias terminaron con la gobernación de Sergio Acevedo.
Pereyra, que lidera el Bloque Patagónico -agrupa a 22.000 obreros de los 25.000 que componen la actividad-, mantiene una fluida relación con Julio De Vido, el ministro clave en el gabinete de Néstor Kirchner.
Desde esa posición logró una reunión con el ministro y sus pares Felisa Miceli (Economía) y Carlos Tomada (Trabajo). De ese encuentro, del que también participó Oscar Vicente por las petroleras, surgió la conformación de la mesa de negociaciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar