Por teletrabajo y cambio de vida, sigue el éxodo interno. (La costa, la gran ganadora)

Ambito Nacional

Las mudanzas a la costa de los argentinos no se detienen. Desde que se desató la pandemia, miles de familias se radicaron en lugares como Pinamar y Villa Gesell.

Encuentran allí un estilo de vida más tranquilo y los beneficios del home office generaron que muchos se decidan a instalarse allí.

Lo curioso es que al día de hoy, hay familias que continúan con este proceso y se están radicando definitivamente en estos lugares de playa.

“Muchos se mudaron y de hecho ahora se volvió complicado conseguir casa para todo el año porque se acerca la temporada. Así que creemos que esta tendencia continuará a partir de marzo cuando este un poco más tranquilo el sector inmobiliario”, señaló Juan Ibarguren, secretario de Turismo y Desarrollo Económico de Pinamar.

“Tenemos contabilizadas 2.700 familias que se mudaron a Pinamar, por las matrículas de colegios, inmobiliarias y gente que se contacta con la secretaría. Por supuesto, puede haber más también que no tenemos registrados”, resaltó. “Más allá de los que se mudaron definitivamente, también hay mucha gente que vive mitad de año en Pinamar, se ve en los movimientos en la ciudad”, finalizó.

Lo que buscan la mayoría de las familias son casas con jardín, aunque los dúplex también forman parte del mercado activo.

En Villa Gesell también evidencian esta tendencia que parece no detenerse. Los últimos datos que maneja el municipio son de junio, pero igual aseguran que siguen viendo familias que se instalan en el balneario. En lo que va del año, alrededor de 2.000 familias se instalaron en Villa Gesell. Un menor costo de vida, espacios verdes, valores inmobiliarios accesibles son algunas de las razones que esbozan quienes se mudan a esa ciudad.

Desde el municipio, sostuvieron que las localidades del sur del partido, como Mar de Las Pampas, Mar Azul y Las Gaviotas, están siendo muy codiciadas para quienes buscan cambiar su estilo de vida.

Incluso desde las inmobiliarias, notan que las consultas cambiaron. Antes, se enfocaban en qué distancia tenían las propiedades con el mar, ahora preguntan más por el tipo de conectividad, la velocidad de internet, las oportunidades laborales, los servicios de salud y las ofertas culturales.

En esta ciudad, los departamentos o dúplex de 2 ambientes parten en los u$s60.000, los de tres ambientes arrancan en u$s70.000 y por una casa familiar se piden al menos u$s100.000. En el caso de los alquileres, los valores para una casa de 2 a 3 ambientes rondan entre los $15.000 y $25.000. Se tratan en todos los casos de números muy alejados de lo que se consigue actualmente en la Ciudad de Buenos Aires. En Mar del Plata, que ya es otro tipo de balneario con más infraestructura, muchas familias se radicaron durante todo el año. Así lo evidencian en las inmobiliarias, que continúan recibiendo consultas para instalarse definitivamente allí.

Dejá tu comentario