Política

Bonfatti ganó en Santa Fe y Del Sel fue la sorpresa

Santa Fe - El candidato a gobernador del Frente Progresista Cívico y Social, Antonio Bonfatti, se impuso anoche con una ajustadísima ventaja sobre el cómico de Midachi, Miguel del Sel, quien al amparo del PRO logró sorprender con una excelente performance esencialmente en el campo santafesino. Poco antes de la 1, escrutado el 97,12% de las mesas, Bonfatti se convertía en el sucesor de Hermes Binner con el 38,37% de los votos sobre el 35,46% que alcanzaba Del Sel, y mantenía para el socialismo la continuidad en el mando de la Casa Gris.

El humorista, quien a primera vista supo captar los votos justicialistas no-kirchneristas, catapultó como segunda fuerza al PRO en la provincia y dejó así relegado -lejos- en el tercer lugar al candidato del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, quien obtuvo un 22,31%.

Minutos después de la medianoche, Bonfatti, quien se impuso en los departamentos más poblados, llegó al búnker socialista junto con Binner y su compañero de fórmula, Jorge Henn. Los militantes los esperaron y dedicaron el triunfo cantando «y ya lo ve, y ya lo ve, para Cristina que lo mira por TV».

«El Frente Progresista sigue gobernando Santa Fe», rompió el escenario oficialista Bonfatti, y resaltó la figura de Binner por «sus cuarenta años de militancia, por su honestidad y ética», mientras lo acompañaron los cánticos: «Se siente, Binner presidente».

«Festejen santafesinos porque un gobierno profundamente moral va a seguir gobernando la provincia», dijo a continuación Binner con perfil de candidato presidencial, además de remarcar que Santa Fe es «la única provincia que no se tiene que arrodillar» ante el Gobierno nacional, en medio de duros cuestionamientos a la Casa Rosada por el retaceo en el envío de fondos y por su política agraria.

Poco antes de la 0.30, Del Sel reconoció el triunfo de Bonfatti al grito de «se siente, Mauricio presidente». Un par de horas antes, cuando la tendecia lo favorecía, dijo que «más allá del resultado, hemos logrado algo importante: nos sentimos verdaderamente los ganadores de la elección», al borde la emoción y la euforia. Los festejos se extendieron en el búnker del PRO por el exitoso debut en la escena política del cómico. No sólo hizo peligrar la victoria socialista por momentos, también opacó las chances del candidato de Cristina de Kirchner a una semana del otro gran examen de cara a las presidenciales de octubre: el balotaje en la Ciudad de Buenos Aires.

El jefe de Gobierno porteño y referente nacional del PRO, Mauricio Macri, no se perdió la oportunidad de acompañar a Del Sel personalmente a fin de potenciar la amplia ventaja que logró sacarle en la primera vuelta capitalina al delfín K, Daniel Filmus.

A la luz de los primeros resultados, Santa Fe -corazón de la región agrícola ganadera- sigue siendo el territorio hostil con el que la Presidente se topó cuando se desató el conflicto con el campo por las retenciones en marzo de 2008. A pesar de sus esfuerzos por posicionar a su candidato, minimizando los números de la gestión de Binner en comparación con los de la media nacional y ninguneando al postulante del PRO, durante su paso por la provincia en el medio del calor de la campaña la semana pasada, Rossi ni siquiera rasguñó el triunfo.

Cerca de las 23, el kirchnerista reconoció la derrota y saludó a «quienes resultaron electos», en momentos en que había una paridad entre Del Sel y Bonfatti. «Trabajamos durante la campaña para hacer una mejor elección», señaló, además de agradecer el apoyo a dirigentes del kirchnerismo nacional.

«Si hay un responsable de este resultado somos los candidatos», remarcó, para despegar de la mala performance a la Presidente. «No hay ningún traidor», advirtió ante gritos del público y dio sus «respetos a los que decidieron apoyar otra opción».

Estas posiciones en el tablero político del cuarto distrito electoral del país (8,3% del padrón nacional) aparecen relevantes en varios sentidos para el socialismo. Aunque por momentos peligró el triunfo oficialista, el socialismo afianzaba finalmente el primer bastión provincial conseguido en su historia como partido y, al lado del magro tercer puesto del kirchnerismo, al menos dejó parado a Binner en la carrera por la presidencia.

Con la intención de acrecentar las esperanzas opositoras a Cristina de Kirchner, quien empeñó su apoyo político de modo explícito con Rossi, el también aspirante a la Casa Rosada, Ricardo Alfonsín, se sumó a los festejos en el búnker socialista en la ciudad de Santa Fe, capital provincial.

Si bien la UCR -como también la Coalición Cívica- conforman también el Frente Progresista, Bonfatti, actual ministro de Gobierno de la actual gestión, claramente se identifica con Binner ante los ojos santafesinos.

Como otro misterio posible sólo en tiempos electorales, el afecto personal que Del Sel confesó tener por el candidato a vicepresidente, Mario Das Neves, le permiten al actual gobernador de Chubut también adueñarse junto a su compañero de fórmula presidencial, Eduardo Duhalde, de la nueva performance.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, Héctor Superti, informó que concurrió a las urnas más del 73 por ciento de los empadronados, un número similar al de las primarias del 22 de mayo, y adelantó que el escrutinio podría demorarse porque lo requería la implementación del nuevo sistema de boleta única, que después del estreno en las internas locales, no tiene precedentes en el país en elecciones generales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario