Edición Impresa

Buenos Aires: doble K, PASO y desdoblamiento ya perturban 2019

En Casa Rosada avanzan con la estrategia electoral de adelantar los comicios de provincia de Buenos Aires a septiembre con PASO unificada en agosto. El objetivo es sacar a Cristina de la boleta en el principal distrito electoral del país para dejar huérfanos a los intendentes del conurbano del voto kirchnerista y facilitar el triunfo de María Eugenia Vidal. Buscan instalar un escenario triunfante para Cambiemos antes de la presidencial. En Unidad Ciudadana contraatacan y amagan con doble candidatura de Cristina: primero a gobernadora de Buenos Aires y después a presidenta. P. 10

Mauricio Macri definirá cuando irán a las urnas los bonaerenses para elegir gobernador. La Casa Rosada se reservó de definición sobre el eventual desdoblamiento de la elección nacional y bonaerense de acuerdo a las posibilidades que tenga el Presidente de reelegir un nuevo mandato. El escenario que hoy analizan en Jefatura de Gabinete apunta a unificar las PASO el segundo domingo de agosto 2019 para adelantar la elección en Buenos Aires a septiembre. Siempre y cuando no repunte la deteriorada imagen presidencial.

El comicio bonaerense depende de Macri. La decisión se tomará en febrero a más tardar. En caso de confirmarse el adelantamiento de la votación a gobernador para septiembre, antes de la presidencial del tercer domingo de octubre, Vidal deberá firmar un decreto para confirmar la nueva fecha anticipada. Pero existen otros escenarios posibles. De acuerdo al artículo 2° de la ley 14086 de la provincia de Buenos Aires, “las elecciones primarias deberán realizarse dentro de los doce meses anteriores a la fecha fijada para la elección general”.

La posibilidad de adelantar la elección a gobernador despertó la ira del peronismo bonaerense. El presidente del Partido Justicialista (PJ) de Buenos Aires e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, calificó ayer de miserable un posible desdoblamiento de las elecciones en la provincia y sostuvo que sería con el único fin de perjudicar a Cristina de Kirchner. En rigor, el objetivo de la Casa Rosada es sacar a Cristina de la boleta en las elecciones bonaerenses para que Vidal arrastre votos en los municipios sin el poder de tracción de la expresidente en el conurbano.

Menéndez, que al igual que otros intendentes del PJ se ata a la mediciones que ubican a Cristina cerca del 50% de intención de voto en sus distritos insistió en que sería un error enfrentar un desdoblamiento electoral ya que le implicaría un costo económico a la provincia. “Tratar de perjudicar a un potencial candidato que nunca ha dicho que vaya a serlo, como lo es Cristina, me parece cuanto menos miserable”, se quejó el intendente de Merlo que el 17 de este mes pedirá licencia como jefe del PJ para ser reemplazado por Fernando Gray de Esteban Echeverría.

“¿Te imaginás una boleta de la elección para gobernador encabezada por Vidal en provincia contra una de Unidad Ciudadana con Kicillof o Magario? Podemos llegar a la presidencial habiendo ganado 110 municipios y facilitarle la reelección al Presidente en octubre”, se entusiasmó un operador de la gobernadora. El cálculo se basa en la especulación de que un eventual triunfo adelantado de Vidal en septiembre en Buenos Aires instalaría un escenario triunfante para Macri de cara a octubre. Con el peronismo sin candidato/a competitivo para la gobernación, al oficialismo se le allanaría el triunfo en el principal distrito electoral del país si Cristina no aparece en esa boleta. Eso siempre y cuando la senadora de Unidad Ciudadana sea candidata a presidente y no a gobernadora. Cerca de Vidal sin embargo no terminan de digerir este escenario. Y alegan que no habría tiempo para unificar la PASO de agosto y votar gobernador un mes después ya que en caso de producirse alguna impugnación o recurso judicial, el comicio general bonaerense podría quedar en suspenso. Desde el peronismo, redoblan la apuesta. En el Instituto Patria agitan una eventual doble candidatura de Cristina en caso de que desdoblen la elección presidencial y la bonaerense. ¿Cristina candidata a gobernadora de Buenos Aires en septiembre y también a presidente un mes después? La ley no lo prohíbe. De hecho, el peronismo de los gobernadores se encargó de sepultar en el Congreso la reforma electoral que impulsaba Rogelio Frigerio para prohibir candidaturas múltiples. Esa iniciativa, que también buscaba instalar la boleta única electrónica, perderá estado parlamentario. Por ahora, el principal cambio procedimental que presentará la elección 2019 será un nuevo sistema de transmisión de datos que se realizará directamente desde las escuelas.

El desdoblamiento nació a partir de un pacto tácito entre Vidal y Sergio Massa, el principal interesado en que los intendentes de Unidad Ciudadana queden huérfanos de una eventual candidatura presidencial de Cristina en el comicio bonaerense. El jefe del Frente Renovador juntó a dos mil dirigentes ayer en San Martín y busca hacer pie en el peronismo. Hoy estará con Miguel Pichetto y Hugo Quintana, titular del Movimiento 21, en un evento en la Capital Federal donde impulsa la candidatura de Marco Lavagna.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario