Bueno: lluvias permiten aumento de rendimientos

Campo

Las lluvias que afectaron a la región agrícola en los últimos días demoraron la siembra y cosecha de los principales cultivos, pero permitirán incrementar los rindes, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En el caso del trigo, al 22 de diciembre ya fue trillado 64,7 por ciento del área cosechable, con una producción de casi 8,4 millones de toneladas, con un rinde promedio de 2.460 kilos por hectárea.

Con estos resultados parciales, la producción de trigo de todo tipo para esta campaña 2006/2007 persiste proyectada en 13,8 millones de toneladas, indicó la Bolsa de Cereales en su tradicional Panorama Agrícola Semanal.

«A pesar de que muchos lotes ya estaban en condición apta para cosecha, las lluvias del martes 19 y la posterior falta de piso impidieron un mayor avance en las trillas», señala el informe.

Por su parte, con 2,37 millones de hectáreas sembradas (99,5 por ciento de las 2.385.000 previstas), el área destinada a girasol crecería en esta campaña casi 8 por ciento. «Las recientes lluvias alcanzan para que los cultivos de Entre Ríos, gran parte de los del norte de Santa Fe y Córdoba, Chaco y Santiago del Estero completen su ciclo sin inconvenientes», agrega el trabajo.

  • Demora

    En soja, el progreso de la siembra ascendió a 82,2 por ciento de la superficie intencionada, estimada en 16,1 millones de hectáreas, demorada por las lluvias que se precipitaron sobre gran parte de las regiones productoras.

    «Más allá de los inconvenientes que el clima húmedo generó en el ritmo de la implantación, resulta sumamente útil para la evolución del cultivo implantado en la casi totalidad de las zonas productivas del país», destaca la entidad.

    Finalmente, ya se implantaron casi 2,4 millones de hectáreas de maíz en todo el país, 88,8 por ciento del área destinada a la producción de grano comercial.

    Las precipitaciones que se repitieron durante varias jornadas a partir del fin de la semana pasada aseguran la concreción de las coberturas pendientes y por otro lado impulsan un mayor crecimiento del área destinada al cultivo, ahora estimada en 2,7 millones de hectáreas (anterior 2,65 millones).

    Las continuas precipitaciones ralentizaron parcialmente la actividad, pero aseguran dichas siembras, concluyó.
  • Dejá tu comentario