Cayó hasta 15% siembra de soja en EE.UU. Crece maíz

Campo

Aunque los precios de los cereales se están operando por debajo de los máximos alcanzados pocas semanas atrás, hay que tener en cuenta que el mercado climático se encuentra instalado en la plaza y el verano boreal recién acaba de comenzar, lo que abre la posibilidad de volver a ver nuevamente altas cotizaciones en los principales granos de verano.

La situación de los cultivos es, hasta el momento, nada inquietante en los EE.UU., donde se ubica el principal foco de atención del mercado.

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) informaba a principios de la semana pasada que los cultivos de maíz «buenos a excelentes» alcanzaban 73%, en comparación con 70% de la semana anterior y con 71% del año pasado en esta fecha.

En soja, los cultivos en situación «buena a excelente» totalizaban 66%, en comparación con 65% de la semana pasada y 67% del año anterior.

La importante disminución que experimenta el área sojera de los EE.UU. en comparación con la campaña anterior determina una extrema sensibilidad del mercado en relación con los rendimientos proyectados en este ciclo. La tendencia de los últimos 30 años proyecta que, de no mediar inconvenientes, se podrán lograr 2.906 kilos por hectárea aunque éste sería un escenario ideal. La analista Anne Frick, de Prudential Financial, prefiere utilizar un rendimiento por hectárea un poco más conservador, que incluiría inclusive alguna sequía moderada en la etapa de crecimiento de los cultivos recientemente implantados del orden de los 2.670 kilos por hectárea. La especialista señala que los rendimientos de las últimas tres campañas fueron realmente excelentes y tal vez la tendencia no continúe del mismo modo en este ciclo.

Frick remata que en un escenario de sequía importante -algo que hoy aparece como alejado de la realidad- los rendimientos podrían declinar a los 2.400 kilos por hectárea.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyecta una campaña de soja de 47,5 millones de toneladas, superior a varias estimaciones privadas, incluyendo a la de la Secretaría de Agricultura que consigna en sus informes una producción total de 47,2 millones de toneladas. Además, la Bolsa proyecta rendimientos promedio de prácticamente tres toneladas por hectárea, los más altos desde que se cultiva la oleaginosa en la Argentina y más elevados que los que obtuvo EE.UU. en su última campaña sojera.

La capacidad de molienda de soja de la Argentina, cercana a los 40 millones de toneladas anuales, ha crecido a un ritmo sorprendente, únicamente superado con el que experimenta China.

  • Aceites

    El mercado de aceites vegetales corrigió la fuerte tendencia ascendente que experimentó en el curso de las últimas semanas.

    Entre las principales causas de esta corrección se pueden contabilizar:

    1- Las lluvias y pronósticos de precipitaciones en el cinturón sojero de los EE.UU.

    2- La flojedad del mercado de aceite de palma, como consecuencia del racionamiento de su uso, por los altos precios que este producto había alcanzado, aunque aún habrá que ver si las exportaciones de los principales países productores será recortada para permitir un incremento en las existencias.

    3- Las importantes posiciones de compra que mantienen los fondos especulativos de materias primas en la plaza de Chicago.

    Mientras tanto, el trigo continuó liderando la tendencia del resto de los granos en el curso de esta semana, con movimientos ascendentes muy fuertes.

    Las lluvias que se siguen registrando en el Sur del cinturón triguero de los EE.UU. retrasan la cosecha y deterioran la calidad de los cultivos. El escenario empeora con la ausencia de países como Ucrania, hoy alejado del mercado de exportación y con las perspectivas de reducción en la cosecha francesa; ambos países son líderes en la producción y venta de trigo al exterior. Además, el USDA proyectó un área de siembra de trigo de primavera de 5,3 millones de hectáreas, menor que lo esperado por el mercado.

    En el informe del USDA del último día hábil de la semana, la sorpresa provino del lado del área de siembra de los cultivos de verano. Así, el área a cultivar con soja en los EE.UU. en la presente temporada cae dramáticamente en relación con lo que el mercado aguardaba en promedio. El USDA reveló que se implantaron 25,9 millones de hectáreas y los operadores aguardaban una cifra de 27,45 millones. En maíz aconteció lo opuesto: mientras los operadores esperaban un área de cobertura de 36,6 millones de hectáreas, el dato oficial consigna una siembra de 37,6 millones de hectáreas. Realmente llama la atención la dicotomía entre lo que el mercado aguardaba y las cifras oficiales.

    El año anterior se sembraron en los EE.UU. 31,7 millones de hectáreas de maíz y 30,56 millones de hectáreas con soja, lo que implica que se implantó 18,6% más de maíz y 15,2% menos de soja que el año anterior. Por su parte, los stocks de granos en los EE.UU. que se revelaron se encuentran dentro del rango de lo que la plaza esperaba.
  • Dejá tu comentario