Cristina recibirá el viernes a los dirigentes de las entidades rurales para retomar el diálogo

Campo

La presidenta Cristina Kirchner convocó finalmente para este viernes, a las 12:00, a las cuatro entidades del agro a la Casa Rosada, para comenzar a avanzar en la resolución del conflicto desatado por el alza de las retenciones a la soja, que derivó en el paro de tres semanas, con cortes de rutas en todo el país.

La invitación --cursada a los titulares de Federación Agraria, CRA, Sociedad Rural y Coninagro-- encontró a varios presidentes de las cámaras agropecuarias camino a Luján para participar de una misa encabezada por el cardenal Jorge Bergoglio, donde recibieron la noticia con satisfacción.

La convocatoria llegó luego de varios días de incertidumbre para las entidades agropecuarias, que habían anunciado hace una semana una tregua de 30 días en el paro con cortes de rutas que realizaban contra el aumento de retenciones a la soja y otras medidas oficiales que tenían impacto de unos 2.000 millones de pesos sobre los ingresos del campo.

Las entidades recibieron con satisfacción la invitación, y manifestaron su confianza en que se logren puntos de acuerdo a partir de que se retoma el diálogo al más alto nivel.

El martes, las cuatro entidades agropecuarias habían pedido una entrevista directa con la Presidenta, mediante una carta, a fin de solucionar el conflicto que llevó al abastecimiento de alimentos básicos.

El conflicto con el campo alcanzó su punto de mayor conflicto hace dos semanas, cuando la presidenta dijo que los cortes de ruta del campo eran los "piquetes de la abundancia" y sugerido que detrás de los cacerolazos en la Plaza de Mayo y otros puntos del país había intenciones "golpistas".

Luego de que se tensó la cuerda, la medida de fuerza fue ratificada por las entidades, hasta que finalmente el gobierno dio marcha atrás en forma parcial con algunas medidas, al eximir a los pequeños productores del alza en las retenciones.

El titular de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, sostuvo que el tema de las retenciones móviles será uno de los temas clave a conversar, así como también los planes para mejorar la ganadería argentina.

En tanto, el titular de Coninagro, Fernando Gioino, destacó la invitación y sostuvo que llegó el momento de "pacificar espíritus".

Por su parte, el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, dijo que la invitación "era lo que estábamos esperando, así que lo recibimos con espectativa", y sostuvo que así "se inicia un espacio de diálogo para definir una agenda de trabajo".

"Es un buen gesto de la presidenta de la Nación, algo que estaba siendo muy esperado por todo el país, por el pueblo de todo el país", sostuvo Buzzi, y dijo que "lo que esperamos es que los anuncios para devolver retenciones a los productores tengan más precisiones".

Pero Buzzi señaló dijo que el campo quiere saber "de qué se está hablando cuando se dice pequeños productores".

Se espera que la presidenta reciba a la dirigencia agropecuaria acompañada por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Lousteau, y el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza.

Antes de participar de la misa que encabezó el cardenal Bergoglio, en Luján, Gioino reveló que las entidades recibieron un llamado del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien transmitió la invitación formal.

"Queremos discutir planes a largo plazo no sólo para la carne y los granos, sino para el resto de la producción argentina", dijo Gioino.

Antes de que llegara la esperada invitación, varios dirigentes agropecuarios habían reclamado al Gobierno el inicio de la mesa de diálogo para destrabar el conflicto, y advertido que "si dentro de pocos días no se soluciona algo", los productores iban a "volver a las rutas".

Además, el titular de la Sociedad Rural Argentina había advertido que los productores "no quieren "promesas, sino soluciones concretas".

Y considerado que el diálogo con el Gobierno no se podía "demorar más", porque "si en estos 30 días de tregua -vence el 2 de mayo- no aparecen soluciones, sería lamentable".

También el vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Luis Eizaguirre, había exigido el comienzo de las reuniones, y agregó un nuevo posible quiebre: el fin anticipado de la tregua.

"Si dentro de pocos días no se soluciona algo, (los productores) van a volver a las rutas", había señalado en diálogo radial.

Dejá tu comentario