24 de noviembre 2008 - 00:00

Derrumbe de mercados seguirá afectando el precio de granos

El ChicagoBoard of Tradeno lograescapar a lavolatilidad delas Bolsasmundiales. Laausencia denuevos fundamentosen laplaza de granosnorteamericanatambiéncontribuye aque los mercadosexternostengan mayorinfluencia queen situacionesnormales.
El Chicago Board of Trade no logra escapar a la volatilidad de las Bolsas mundiales. La ausencia de nuevos fundamentos en la plaza de granos norteamericana también contribuye a que los mercados externos tengan mayor influencia que en situaciones normales.
Las cotizaciones de los granos no logran separarse de lo que acontece en las plazas financieras internacionales. Es probable que este comportamiento persista, ya que todos los mercados, y en especial los bursátiles, registran niveles de volatilidad intradiaria sin precedentes, lo que estaría indicando que aún no se logran estabilizar en algún nivel.

La ausencia de nuevos fundamentos en el mercado de granos también contribuye a que los mercados externos tengan mayor influencia que en situaciones normales. La flojedad reciente en el mercado del barril de crudo tampoco ayuda a sostener las cotizaciones de maíz y del aceite de soja, que edificaron la tendencia alcista del primer semestre en gran medida gracias a la firmeza de esta plaza. En solamente cuatro meses, las cotizaciones del petróleo declinaron al nivel mas bajo de los últimos tres años.

Los Estados Unidos ya se encuentran en el tramo final de la cosecha de los cultivos de verano. Este es un dato positivo pues la oferta estacional de este proceso comenzará a languidecer. La nota negativa es que los volúmenes de comercialización del farmer estadounidense son escasos, por las bajas cotizaciones que se registran, lo que genera reservas que, tarde o temprano, se volcarán a la plaza.

Las ventas de maíz de la nueva campaña de maíz también se encuentran demoradas, un poco por el escaso interés comprador y también por la notable cantidad de trigo forrajero ofrecido en el mercado mundial.

Las importaciones de China de soja en octubre último totalizaron los 2,13 millones de toneladas, contra 2,848 millones del año anterior, aunque cabe recordar que en setiembre de este año China importó un monto inusualmente importante, de 4,13 millones de toneladas.

El Centro de Informaciones de Granos y Aceites del país asiático redujo su proyección de la cosecha de soja de 17,5 a 16,5 millones de toneladas.

  • Proyección

    El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) proyectó en su último informe una campaña en ese país de 16,8 millones de toneladas y retuvo el nivel anual proyectado de importaciones en 36 millones de toneladas, 1,8 millón por debajo de lo alcanzado en la temporada anterior. Estas proyecciones de importación podrán ser un tanto elevadas de confirmarse una amenaza recesiva a nivel mundial, por lo que muchos analistas dudan de que esta cifra sea alcanzada.

    Por otra parte, China pretende estabilizar su oferta productiva total de granos en torno a los 500 millones de toneladas para 2010, con el fin de lograr aprovisionarse de 95% de la demanda doméstica proyectada.

    De acuerdo con un reciente trabajo publicado por el Consejo de Estado, China también proyecta alcanzar una oferta interna total de 540 millones de toneladas hacia 2020, con el objetivo de satisfacer parte de la demanda proyectada para ese entonces, que se calcula alcanzará los 572,5 millones de toneladas.

    El consumo de aceites vegetales se incrementará a 24 millones de toneladas hacia 2010 y a 29 millones hacia 2020.

    Para alcanzar estas metas, China deberá incrementar su rendimiento unitario por hectárea en granos forrajeros, a 4.880 kilos en 2010 y 5250 kilos por hectárea para 2020. También deberá incrementar su rendimiento en oleaginosas en 6% para llegar con la meta propuesta para 2010.

    Los subsidios a los productores, consigna este informe, se irán incrementando sustancialmente en cada año, y la superficie arable se mantendrá por encima de los 120 millones de hectáreas hacia 2020, de las cuales 84 millones se dedicarán a los cereales y 12 millones a las oleaginosas.

    Con la campaña de soja prácticamente concluida en los Estados Unidos, el mercado comenzará a concentrarse de ahora en más en las alternativas productivas de Sudamérica.

    Según el USDA, en Brasil se producirán 60 millones de toneladas en el próximo ciclo, en tanto que la Argentina produciría 50,5 millones de toneladas.

    El CONAB del Brasil estima una cosecha en este país de entre 58,4 a 59,3 millones de toneladas, inferior a la del año anterior en la que se alcanzaron los 60 millones de toneladas. La siembra de soja en Brasil ya se encuentra avanzada en más de 60%.

    En nuestro país la siembra ya alcanza 46,3%, de acuerdo con la última estimación de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y se requieren de buenas precipitaciones para evitar deterioros en los cultivos recientemente implantados.

    La producción mundial de las cinco principales semillas oleaginosas se incrementarán en esta campaña en alrededor de 25 millones de toneladas o 7%. Solamente declinaría la producción de semilla de algodón. Las disponibilidades de soja en los Estados Unidos resultan adecuadas, aunque no abundantes. De todos modos, la teoría que una caída en la actividad económica de los Estados Unidos y otros países se hará presente tarde o temprano, hace pensar que esta alternativa afectará severamente al consumo.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar