Dicen en el campo...

Campo

... que, aunque la semana estuvo dominada, punta a punta, por temas políticos, y casi en forma excluyente relacionados con mujeres ( Felisa Josefina Miceli, Romina Picolotti, Nilda Garré, Cristina Fernández), igual hubo tiempo para seguir comentando alternativas del ágape francés del 14 de julio en la embajada (muy poblada de intelectuales, empresarios, políticos, etc.), donde se habló mucho de los temas energéticos; también en el almuerzo del Alvear del CiCyP que preside don Julio Werthein, donde el asunto excluyente fue la biotecnología y los avances que ya registra la Argentina en la materia, y hasta hubo tiempo para una fiesta muy singular: la de la bagna cauda (comida típica piamontesa) que se celebra anualmente en Humberto I, Santa Fe. Es tal el éxito, que la pequeña ciudad de 5.000 habitantes entre Rafaela y Sunchales ve duplicada su población para esa fecha. Naturalmente, en todos los lugares donde se juntaban más de dos agropecuarios las especulaciones se centraban en el clima y en lo que va a ocurrir -o no- en la Rural, cuyas puertas se abren esta semana. El caso es que nadie cree que este año, por primera vez, Néstor Kirchner se apersone al acto central de la muestra el día de la inauguración. «Por ahí no viene el 4 (de agosto), pero la visita otro día», sostenía Luciano Miguens, el titular de la Rural, ante los curiosos que lo rodeaban en el Alvear, antes de la disertación de Marcelo Argüelles sobre los avances de su empresa biotecnológica (la de las vaquitas Jersey, custodiadas por policías especializados y que, mediante transgénesis, ya producen hormonas de crecimiento e insulina humana). Algunos recordaban que Kirchner lo hizo otros años, incluso en 2005, cuando sorpresivamente asistió a última hora con su esposa, Cristina, y que la cantidad de gente terminó rompiendo una serie de cercas y corrales obligándolos,por seguridad, a dejar el recorrido (y la muestra). Por supuesto, esto implicó que La Rural debiera trabajar contra reloj para corregir todos los destrozos antes de la mañana siguiente...

***

... que también se ponía sobre la mesa la «inasistencia» absoluta del año pasado, cuando el Presidente prohibió que sus funcionarios asistieran al histórico predio. El asunto es que ahora los ánimos no están mucho mejor que entonces, a pesar de los esfuerzos del titular de Agricultura, Javier María de Urquiza, y su equipo, que en los últimos días pusieron en marcha y volvieron a anunciar una serie de medidas para el campo, básicamente para la ganadería, incluyendo algunas de las contenidas en el remanido Plan Ganadero. Lo que algunos sostienen es que, aun si finalmente se llegan a concretar, con eso no se lograrán calmar los ánimos de los que están pagando sobreprecios para conseguir gasoil, peor los que ni siquiera lo consiguen pagándolo hasta $ 2 el litro. Otros que no estarán muy animosos aun con las promesas son los que enfrentan problemas con los fertilizantes, y ni qué decir de los tamberos, que desde agosto de 2005 siguen en compás de espera... De ahí que no sorprendieran los rumores reflotando la idea de entonces: sacartodos los reproductores a la pista central de Palermo, con cucardas negras. «Los crespones negros son por el inminente 'deceso' de la ganadería», explicaba un productor bonaerense a quien lo quisiera escuchar. Otros hablaban de una «suelta de globos» del mismo color.

***

... que, como la pareja presidencial no parece tener demasiada resistencia a las críticas, la posibilidad de estas «exteriorizaciones» por parte de las tribunas pueden hacerlos desistir de la visita. Pero parece que no son los únicos inquietos. En los alrededores del SENASA aseguran que hay algunos que ya llegan a la «preocupación». Dicen, por ejemplo, que a partir de la trascendencia de ciertos «respaldos», hasta «el Nene» se vio obligado a justificar...(?). También se supo que la «sensibilidad» ya es tal en los alrededores del famoso laboratorio de Martínez que algún/a funcionario/ a de muy alto rango de esa repartición nunca abandona... ¡el grabador!, donde dice tener registrados los dichos y «órdenes» de varios de sus superiores. Pocos creen que tal cosa sea cierta, pero, por si acaso, algunos creyeron necesario dar algunas explicaciones, mientras todo se va tornando cada vez más confuso, como si tal cosa fuera factible... Donde también hay malestar y preocupación es en el ámbito de los aceiteros, y no sólo por los precios de las oleaginosas, o por la seca que, de prolongarse, puede complicar la campaña, sino por las restricciones energéticas. Según algunos estudios, en los últimos 3 meses los aceiteros ya perdieron más de u$s 35 millones sólo por esta razón y, a pesar de las promesas oficiales, no tienen demasiadas expectativas de que la situación cambie pronto. Algo similar les pasa a las usinas lácteas, que en algunos casos enfrentan cortes de electricidad de alrededor de un turno diario (de 16 a 24 hs.), momento en el que cortan la producción o pasan a gas, que es 40% más caro pero, como el gas también es escaso, entonces deben utilizar fueloil, que incrementa los costos de este rubro en... ¡300%! Pero si de costos se trata, los tamberos no están mucho mejor. Es que con la seca, y los precios de los granos, no hay reserva que aguante, al punto de que los rollos ya triplican su valor y los vienen a buscar cada vez desde más lejos...

Dejá tu comentario