La superficie sembrada con cebada crecería 8%

Campo

El área para sembrar con cebada aumentaría 8% respecto del año anterior, de acuerdo con los primeros sondeos realizados entre los productores de este cereal. Se espera que se siembren 286.200 hectáreas contra las 265.000 hectáreas del ciclo 2000/01 y de cumplirse estos guarismos, la producción llegaría a 858.600 toneladas (10,5% de aumento) acercándose a los niveles récord de producción que ocurrieron en el período 1997/98 cuando se produjeron 922.000 toneladas. Lógicamente en este cálculo existen suposiciones tales como que el tiempo sea benigno para una buena evolución de los cultivos, que las precipitaciones sean las apropiadas y que las semillas que se utilicen sean de buena calidad.

El año pasado quedó en evidencia cómo la decisión de sembrar cebada por parte de los productores, con el apoyo de las malterías con la entrega de semillas de calidad y buenas condiciones comerciales, hizo que se lograran estos buenos niveles de producción. Este año los chacareros de la zonas aptas para la producción de cebada están inclinándose a la siembra de este cereal dejando de lado básicamente el girasol y el maíz. En el caso de la oleaginosa, las malas experiencias comerciales, la falta de transparencia de este mercado, los bajos precios y los problemas de calidad han hecho desistir a más de uno en continuar sembrándola. En tanto en el maíz, la decisión pasa por los bajos valores a los cuales se está comercializando y a los problemas que existen en relación con las ventas a los exportadores, por la indefinición sobre la utilización de semillas genéticamente modificadas. «Este año con la venta de la cebada pagué todas las deudas y me quedé con el trigo para esperar alguna suba de precios...», contaba con entusiasmo un productor de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. Y fue una constante ver cómo los rindes de este ciclo que pasó fueron muy buenos.

Calidad superior

Históricamente la cebada en la zona núcleo de producción rendía 21/24 quintales por hectárea. Este año los rindes promedios fueron de 30 quintales por hectárea, con casos extremos de 38 a 40 quintales. Aquí influyó las variedades de semillas de calidad superior entregadas por las fábricas de acuerdo con las características climáticas de cada región productora. La provincia de Buenos Aires viene a la cabeza del ranking de producción con 258.100 hectáreas, luego está La Pampa con 19.100 hectáreas, después viene Córdoba con 6.800 hectáreas y luego Santa Fe con 2.200 hectáreas. En relación con los volúmenes de producción que se esperan para la próxima zafra, las fábricas ven cómo el productor nacional le encontró «el gusto» a este cereal, por la facilidad y bajo costo de producción y principalmente por los buenos valores a los cuales se vende. En los últimos años y en la actualidad la cebada cervecera se está comercializando al mismo valor del trigo, y muchas veces este precio se obtiene puesto en el campo del productor -sin descuento de flete a la fábrica-. Quizá los volúmenes de producción sean altos para el consumo interno argentino, pero también de esta forma se abre el camino a la exportación, en especial con destino a Brasil, país que no puede producir cebada a un costo razonable (hecho similar a lo que les ocurre con el trigo). Por el momento, la cebada cervecera continúa siendo una buena y rentable variante de producción granaria.

Dejá tu comentario