Tras la aprobación en Diputados, ahora las retenciones van al Senado

Campo

El Senado será a partir de mañana el escenario del conflicto que desde hace cuatro meses conmueve al país, y el lugar donde el oficialismo espera dar punto final a la discusión sobre las retenciones móviles.

Tras la trabajosa aprobación por apenas siete votos que la Cámara de Diputados hizo de la polémica Resolución 125 -a la que se agregaron algunas medidas para atenuar el impacto que tendrá para los pequeños y medianos productores- el bloque de senadores del Frente para la Victoria se propone darle una rápida sanción definitiva.

Voceros de esa bancada dijeron que la intención es votar la iniciativa tal como viene, sin introducir ningún cambio, para evitar que vuelva a Diputados, donde tuvo un trámite problemático.

Para ello, el titular de ese bloque, Miguel Angel Pichetto, viene desde hace tiempo contando la tropa con la que contará, y asegura que -pese a algunas deserciones- tendrá los votos necesarios.

La primera deserción que sufrió fue la del cordobés Roberto Urquía -dueño de la aceitera General Deheza-, quien renunció a la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda porque se opone al proyecto oficial.

Además, sufrirá el drenaje casi seguro de los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre y los salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero, en tanto están en duda los pampeanos Rubén Marín y Silvia Gallegos, la chaqueña María Elena Corregido y la formoseña Adriana Bortolozzi de Bogado.

Si bien el kirchnerismo confía en que logrará unos siete u ocho votos más que la oposición, en caso de riesgo convocaría al senador en uso de licencia Eric Calcagno, quien ocupa el cargo de secretario de Pymes, para que vuelva a la banca el día de la votación.

En tanto, el senador socialista Rubén Giustiniani advirtió hoy que se están registrando "fisuras" dentro del oficialismo, por lo que no descartó que pueda producirse una sorpresa en la votación.

La semana pasada, Pichetto se reunió con los radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales, y posteriormente hizo lo propio con representantes de otras bancadas en la que intercambiaron ideas sobre cómo manejar esta polémica cuestión.

Ya se adoptó la decisión de limitar la concurrencia a las reuniones de comisiones, por lo que las invitaciones se circunscribirán a las principales entidades del campo -que ya indicaron su oposición al texto aprobado por los diputados- y a algunos funcionarios directamente relacionados en esta temática.

Se mencionó al titular de la AFIP, Claudio Moroni, al de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncaa), Ricardo Echegaray, y probablemente al secretario de Agricultura, Javier de Urquiza.

Dejá tu comentario