A Armstrong no le quedan ni las medallas

Deportes

Lance Armstrong, quien dejó vencer el último plazo que tenía para apelar la sanción que lo despojó de sus 7 Tours de Francia, quedó bajo riesgo de perder también la medalla de bronce que ganó en los Juegos Olímpicos de Sydney.

El Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que iniciará una "inmediata investigación" sobre esa medalla de Armstrong y también sobre "otros corredores", en particular compañeros de equipo del estadounidense que hayan participado en los Juegos, pasados y futuros.

Armstrong, que en las últimas semanas pasó de héroe a villano, ganó bronce en la prueba de contrarreloj en los Juegos de Sydney del año 2000, detrás del ruso Viacheslav Ekimov (oro) y del alemán Jan Ullrich (plata).

Los reglamentos del COI prevén un período de prescripción de ocho años para cambiar los resultados y, eventualmente, reasignar medallas por cuestiones de doping, pero aceptó que la situación podría modificarse, según admitió Thomas Bach, vicepresidente olímpico.

Armstrong tenía plazo hasta el miércoles para recurrir ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) la sanción a perpetuidad, y la pérdida de todos sus títulos desde el 1º de agosto de 1998, que le impuso la Agencia Antidoping de Estados Unidos (USADA).

El plazo venció también ayer para la Unión Ciclista Internacional (UCI), que la semana pasada ya había convalidado las sanciones de USADA y despojado a Armstrong, entre otros, de los siete títulos seguidos del Tour, que ganó de 1999 a 2005.

Tras el durísimo y condenatorio informe de USADA del 10 de octubre pasado, las partes tenían tres semanas -21 días- para presentar un recurso, plazo que venció este miércoles, sin que Armstrong presentara apelación, como se esperaba.

El ciclista estadounidense, según trascendió, no apeló consciente de sus pocas posibilidades de éxito, pero también porque no correrá más a nivel competitivo y, además, no querría darle el gusto a sus críticos de que lo vean sentado en el banquillo de los acusados.

De haber apelado, creen sin embargo algunos juristas, Armstrong habría logrado salvar al menos 5 de sus 7 Tours, pues el Código Mundial Antidoping impide que se investiguen hechos que no han ocurrido en los últimos ocho años.

La Agencia Mundial Antidoping (AMA) tiene a su vez hasta el 21 de noviembre para apelar si considerada blanda la sanción de la UCI contra Armstrong, aunque se prevé que no lo hará, lo que cerrará el caso desde el punto de vista deportivo.

Lo que todavía no está cerrado es la vía civil, a la que recurrirían ahora, entre otros, la aseguradora SCA, a la que Armstrong le ganó un juicio después de que la firma se negó a pagarle unas pólizas por sus triunfos en el Tour.

SCA se negó en su momento alegando justamente las sospechas de doping que afectaban a Armstrong, ahora confirmadas.

También el Sunday Times podría reclamar una indemnización que debió pagarle al ciclista por artículos sobre las sospechas de doping que siempre rodearon a Armstrong, un sobreviviente del cáncer que tenía gran reputación en Estados Unidos.

Según estimaciones de Forbes, Armstrong podría verse obligado a pagar hasta 20 millones de euros por diversos juicios, pero además, la condena por doping, le quitará ingresos estimados de 100 millones de dólares.

Dejá tu comentario