Acusan a Qatar de haber comprado el Mundial 2022

Deportes

Acusaciones de que Qatar "compró" el Mundial 2022 y de que Joseph Blatter entregó un millón de dólares a dirigentes de la Concacaf convirtieron en un polvorín a la FIFA, a dos días de las elecciones en Zurich.

El gobierno de Qatar negó haber comprado el Mundial y amenazó con iniciar acciones legales contra el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, quien lanzó la acusación en un correo privado difundido por Jack Warner, el presidente de la Concacaf suspendido ayer con el qatarí Mohamed Bin Hammam.

"Estamos buscando una urgente aclaración de FIFA y evaluando acciones judiciales", dijo un comunicado del gobierno de Qatar, que logró la sede a fines de 2010 tras una votación polémica del Comité Ejecutivo de la FIFA, que incluyó fuertes versiones de pago de coimas.

"Habría que preguntarle a Valcke qué pensó. No sé por qué dijo eso. Si yo pagué dinero por Qatar tendrían que preguntarle también a las trece personas que votaron por Qatar", se defendió a su vez Bin Hammam, que el sábado retiró su postulación y dejó a Blatter como único candidato a la reelección en la FIFA.

La acusación de que Qatar "compró" la sede del Mundial 2022, que ganó sorpresivamente en clara votación a Estados Unidos, fue lanzada por Valcke del siguiente modo en el correo privado que Warner filtró a la prensa, furioso por su suspensión. "No entiendo por qué MBH (Bin Hammam) se postula (para ser presidente de la FIFA). Si realmente él cree que tiene alguna chance o si simplemente es una manera extrema de decir que ya no le gusta más JSB (Blatter).O él piensa que puede comprar a la FIFA como compró la Copa Mundial".

En su descargo, Warner dijo además que el propio Blatter entregó en mayo pasado a la Concacaf un millón de dólares y regaló computadoras portátiles y proyectores a todos los miembros del Caribe.

Según Warner, el hecho provocó inclusive una protesta del francés Michel Platini, presidente de la UEFA.

Warner y Bin Hammam apelaron la suspensión que les aplicó ayer el Comité Etico de la FIFA, que exoneró en cambio a Blatter y lo habilitó así para ser reelegido presidente de la FIFA el miércoles, hasta 2015, para completar 17 años en el cargo.

La suspensión contra ambos fue aplicada luego de una denuncia del estadounidense Chuck Blazer, secretario general de la Concacaf, que incluyó documentos que probarían una maniobra para comprar votos de dirigentes caribeños en favor de Bin Hammam, cuando éste aún quería confrontar con Blatter.

"La decisión de suspenderme es un abuso y este proceso no tiene ningún propósito real y demuestra la parcialidad en esta investigación", acusó Warner, que fue un fuerte aliado de Blatter durante largos años.

También Bin Hammam afirmó que el procedimiento que derivó en su suspensión "está absolutamente enfrentado con cualquier principio de justicia" y agregó que el Comité Etico de FIFA carece de independencia.

"Todo esto fue una maniobra para correr a Bin Hammam de la presidencia de la FIFA", acusó Yousuf al-Serkal, de Emiratos Arabes Unidos, vicepresidente de la Confederación Asiática de fútbol (AFC), de la que el qatarí es titular.

El Comité Etico, según trascendió, encontró pruebas suficientes de que Bin Hammam y Warner operaban el pago de coimas de 40.000 dólares a por lo menos dos docenas de dirigentes del Caribe.

La prensa árabe afirma que Blatter cometió un error al atacar tan duramente a Bin Hammam y que ahora perderá el apoyo del mundo islámico y árabe, con vistas a las elecciones del miércoles, en las que igualmente será único candidato.

Dejá tu comentario