AFA autorizará ingreso de público local a partir de la tercera fecha

Deportes

El Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) autorizó este martes que los clubes vuelvan a vender entradas a los hinchas locales a partir de la tercera fecha en los estadios del fútbol argentino, aunque con un aumento del 25 por ciento y la permanencia de la restricción a los simpatizantes visitantes.

Luego de que los clubes se quejaron por las pérdidas económicas que le significó la medida en la primera fecha y la segunda, que empezará el miércoles, la AFA dio marcha atrás y ya no entrarán solo los socios.

La mala noticia para los hinchas es que la AFA también aprobó un aumento del 25 por ciento en los precios de las entradas, lo que llevará el ticket general a 72 pesos.

La casa del fútbol argentino había anunciado que la medida sería, en principio, para las primeras dos fechas, aunque resulta extraño que en esos quince días algo haya cambiado respecto a la violencia en los estadios.

Es cierto que también coincide con la realización de las elecciones PASO, por lo que quizás haya que esperar una medida similar en octubre, cuando sean los comicios generales.

Si bien la decisión fue oficializada este martes, se habría madurado el viernes pasado cuando el presidente de la AFA, Julio Grondona, estuvo en la Casa Rosada para reunirse con el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manuel Abal Medina.

Grondona llegó a la sede gubernamental poco antes del mediodía para reunirse con Abal Medina por espacio de una hora.

Aunque desde la Jefatura de Gabinete no se confirmó el encuentro, el dirigente deportivo se retiró de la Casa Rosada alrededor de las 12:45.

Entre otros, Marcelo Tinelli, vicepresidente de San Lorenzo, y Abraham Rufail, vicepresidente de Belgrano de Córdoba, se habían quejado de la medida adoptada por el Comité Ejecutivo.

Tinelli advirtió que los clubes argentinos podían tener perjuicios económicos de entre "200 y 250 millones de pesos" si se mantenía la veda de venta de entradas en los partidos y reclamó a los organismos de seguridad poder rever la medida.

"Entiendo que la prioridad es la seguridad de los espectadores y no queremos ir en contra de ello, pero aprovecho para decirle a los organismos de seguridad ver el tema de la venta de entradas porque el perjuicio es de entre 200 y 250 millones de pesos si no se venden entradas en el campeonato", reveló.

En una conferencia de prensa el jueves pasado, el empresario y conductor televisivo señaló que respeta a los organismos de seguridad "porque después pasa algo y el problema es de la dirigencia", pero dejó en claro que no poder vender entradas es "un perjuicio muy grande económicamente".

Rufail opinó que no sabe "si es lo más acertado" porque esta imposición implica una "discriminación", donde se le da "un concepto de pacífico a un socio", cuando muchas veces quienes generan la violencia en los estadios tienen carnet con sus cuotas al día.

En ese sentido, Rufail remarcó que el representante de Belgrano de Córdoba en el Comité Ejecutivo "fue el único club que manifestó su disidencia a lo que se estaba proponiendo" el pasado martes en la sede de la calle Viamonte.

Dejá tu comentario