Inédita transmisión de la selección de Brasil por la TV estatal con elogios a Bolsonaro

Deportes

Una inédita transmisión del partido en que Brasil venció 4 a 2 en Lima a Perú por las eliminatorias sudamericanas hecha por el minúsculo canal estatal TV Brasil incluyó elogios al presidente Jair Bolsonaro y agradecimientos al Gobierno, en una novedosa situación, con la gigante privada TV Globo alejado de nuevos contratos para transmitir fútbol.

El Gobierno y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), a último momento decidieron acordar la transmisión por la TV estatal del Gobierno federal porque ninguna emisora quiso comprar los derechos, lo cual contraría a la Ley Pelé, que obliga a la TV abierta a pasar los partidos de la selección por ser de interés general.

La TV Brasil forma parte del grupo de medios públicos que Bolsonaro quiere privatizar, pero en la noche del martes sirvió como salvavidas para la transmisión del partido, aunque se desconocen los números de la operación.

"Un abrazo especial al presidente Bolsonaro que está mirando el partido. El presidente es hincha de Palmeiras en San Pablo y de Botafogo en Rio", dijo una vez el relator Andre Marques, en un partido en el cual brilló uno de los futbolistas identificados con el bolsonarismo, Neymar, del PSG de Francia.

Brasil carecía de experiencias de transmisiones de televisión por el sistema de medios públicos que creó durante su presidencia Luiz Inácio Lulad a Silva (2003-2010), llamado EBC (Empresa Brasileña de Comunicación).

El partido llegó a la TV Brasil, que hizo su récord, 4 puntos de rating, con la transmisión, reflejando la brillante actuación de Neymar, superando a RedeTV y a Bandeirantes.

La transmisión repitió en el segundo tiempo que le mandaba un abrazo a Bolsonaro y que agradecía a la CBF en nombre de la Secretaría de Comunicación de la presidencia porque el partido se pudo transmitir.

Enfrentada políticamente aunque no económicamente en sus editoriales con Bolsonaro, y en busca de la renovación de su concesión para 2022, la gigante Globo renunció a pagar por partidos de la selección de visitante y las primeras fases de la Copa Libertadores. La empresa Mediapro pedía 20 millones de dólares por los ocho partidos de vistantes de la 'canarinha'.

Globo, en cambio, sí mantiene un férreo monopolio desde hace más de tres décadas con la televización del campeonato brasileño, casi todo en servicio premium y apenas un partido en TV abierta los domingos.

Ese dominio en 2020 se resintió con la decisión de Flamengo, el equipo más popular del país y con la directiva alineada a Bolsonaro, de transmitir sus partidos por sus canales, vaciando de alguna manera a Globo, algo que otros equipos están imitando.

La incursión del Gobierno de Bolsonaro en la transmisión de fútbol representa, según analistas, un nuevo escenario: en las redes sociales se lo comparó al presidente venezolano, Nicolás Maduro, por haber sido adulado por los comentaristas del partido.

Dejá tu comentario