Colón logró un agónico empate ante Estudiantes

Deportes

Colón y Estudiantes protagonizaron un emotivo empate 3 a 3 en el Cementerio de los Elefantes de Santa Fe, en un encuentro en el que se repartieron el dominio y el local, tras remontar dos goles de desventaja, igualó en la última jugada para rescatar un punto.

Estudiantes se había puesto rápidamente en ventaja con los goles convertidos por Maximiliano Núñez y Román Martínez, a los 3 y 11 minutos del primer tiempo, mientras que Emanuel Gigliotti descontó para el "Sabalero" a los 23 de esa etapa inicial.

En el complemento, Duvan Zapata amplió la diferencia de la visita a los 16 minutos, al cambiar por gol un penal con el que parecía cerrar el partido, pero los dirigidos por Roberto Sensini reaccionaron y en los últimos siete minutos alcanzaron la igualdad con tantos de Facundo Curuchet y Hernán Bernardello.

El empate no conformó a ninguno de los dos, ya que todavía no consiguieron ganar en el torneo y deben enderezar el rumbo si quieren terminar de buena manera la temporada.

Toda la estrategia previa que habían armado los entrenadores se pulverizó en apenas once minutos, porque Estudiantes, aprovechando la siesta que se durmió la defensa local en ese arranque de partido, sacó dos de diferencia rápidamente.

Primero, Maximiliano Núñez metió una perfecta diagonal de derecha hacia el centro para recibir un pase alto preciso de Gelabert y definir con mucha categoría a un toque, con el revés del pie, por encima de Bailo para el 1-0.

Y enseguida, otra vez por derecha, Núñez metió la pelota al centro para Zapata, que pivoteó perfecto para la entrada de frente de Román Martínez, quien con un tremendo zurdazo clavó la pelota arriba para estirar la ventaja.

Colón, que todavía ni siquiera parecía haberse acomodado en la cancha y había tenido el empate antes con un cabezazo de Romero tras un córner que contuvo espectacularmente Silva, empezó a salir del fondo empujado por la velocidad y habilidad de Facundo Curuchet.

Él fue quien tiró el centro para que Gigliotti avise con un cabezazo que pegó en el palo y, a los 23 minutos, el goleador anticipó -¿con la mano o con la cabeza?- al arquero visitante después de que Romero la bajó y descontó. El "Sabalero" se adelantó en el campo de juego pero repitió y abusó de los ataques por derecha con Curuchet, lo que lo fue volviendo previsible.

Incluso, Estudiantes podría haberse ido dos goles arriba al descanso si el árbitro Pablo Lunati no inventaba una infracción de Schunke sobre el ingresado Maxi Pellegrino cuando le ganó en el salto y empujó de cabeza casi en la línea del arco.

Colón salió con otra actitud en el segundo tiempo y tuvo el empate en los pies de Curuchet, quien cambió de punta, entró sólo por la izquierda luego de una guapeada de Gigliotti, pero no pudo con una gran intervención de Silva. El arquero de Estudiantes, que a esta altura ya era la figura del partido, volvió a ahogarle unos minutos después el grito al juvenil con la camiseta "7", que intentó una pirueta y buscaba el ángulo izquierdo.

Pero Estudiantes, en una de sus primeras aproximaciones en el complemento a los 16 minutos, iba a estirar la diferencia, después que Lunati esta vez sí acertó en sancionar penal por un agarrón de Alcoba a Zapata.

El propio delantero colombiano fue el encargado de ejecutar la pena máxima y colocar el 3-1 en el marcador que parecía difícil de remontar para Colón por su poca puntería para definir y la gran tarde que estaba teniendo Agustín Silva.

Sin embargo, el "Pincha" no supo administrar la diferencia, se metió demasiado atrás, se dedicó exclusivamente a defender y le terminó saliendo como no lo había pensado. Curuchet se sacó la mufa faltando siete minutos para el final después de un remate esquinado que le picó antes a Silva y se metio junto al palo derecho.

Jara no definió el partido en un contragolpe para Estudiantes cuando se la quiso picar a Bailo y su tiro quedó corto.

Y en una de las últimas jugadas del encuentro, Bernardello ejecutó con mucha rosca un tiro libre desde la izquierda, la pelota cruzó toda el área sin que nadie la desvíe y se metió junto al palo izquierdo ante la desesperada volada de Silva, que esta vez no pudo hacer nada.

Premio para Colón que nunca bajó los brazos y generó muchas situaciones de peligro. Castigo para Estudiantes que no supo cómo aprovechar los dos goles de ventaja que tuvo en un par de oportunidades.

Dejá tu comentario