Comenzaron en Turín los juegos Olímpicos de invierno

Deportes

Turín (AFP) -. Los XX Juegos Olímpicos de Invierno quedaron oficialmente inaugurados ayer, en una colosal ceremonia que rindió homenaje al estilo italiano en el Estadio Olímpico de Turín y que culminó con el encendido del pebetero olímpico por la ex fondista Stefania Belmondo.

La vibrante actuación del tenor italiano Luciano Pavarotti puso el punto final a la ceremonia, que concluyó con una majestuosa salva de fuegos artificiales.
   
Belmondo, la deportista con más medallas en los Juegos de Invierno junto a la rusa Raissa Smetanina, diez en total, acababa de prender la llama con un espectacular truco pirotécnico que iluminó todo el escenario antes de encender el pebetero.
   
El símbolo olímpico ocupa su lugar a 57 metros de altura, donde permanecerá encendido hasta que terminen los Juegos el día 26 para que sea visible desde cualquier punto de la ciudad.
   
Poco antes, el presidente de la República italiana, Carlo Azeglio Ciampi, declaró oficialmente abiertos los Juegos, en presencia del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge.
   
En otro momento solemne, la bandera olímpica hizo su entrada en manos de las actrices Sofía Loren y Susan Saradon, entre otras, antes de que el himno olímpico sonara en el imponente estadio ante las banderas de todos los países.

En nombre de todos los participantes, el esquiador italiano Giorgio Rocca, prestó el juramento de los atletas, para dar paso a la intervención de Yoko Ono y del "Imagine" de John Lennon interpretado por el británico Peter Gabriel como homenaje a la paz en este inicio de la tregua olímpica.
   
Unos 35.000 espectadores asistieron a la ceremonia, que podían ver en todo el mundo 2.000 millones de personas, y en la que estuvieron presentes destacadas figuras internacionales como la esposa del presidente estadounidense, Laura Bush.
   
La actriz Carla Bruni, nacida en Turín, abrió la ceremonia con el momento estelar de la entrada de la bandera italiana.
   
En un homenaje muy al estilo italiano, la ex modelo y cantante, vestida con un elegante diseño del modisto Giorgio Armani atravesó la pista para entregar la bandera a los soldados encargados de izarla.

El colorido desfile de las más de 80 delegaciones empezó, como es tradición, con Grecia para terminar con la delegación del país organizador, Italia, contando con el toque inconfundible de otra de las grandes casas italianas de alta costura, Moschino.

Le siguió todo un despliegue de creatividad, con suntuosos vestuarios y estudiadas escenografías, que repasaron la historia del arte italiano desde la Divina Comedia de Dante pasando por el Renacimiento hasta el Barroco, sin olvidar un espacio para el futurismo de vanguardia italiano nacido en 1909 en Turín.

El hielo y el fuego inundaron el escenario a lo largo de toda la ceremonia en unas multicolores y espectaculares coreografías, que dieron paso a momentos sorprendentes como la escenificación de la figura de un esquiador por un gran número de voluntarios.

Asombrosa fue también la aparición en escena de un monoplaza de Fórmula 1 rojo, color de Ferrari, como homenaje a Fiat, la gran marca industrial y tecnológica de la capital piamontesa, donde hoy se disputarán las primeras pruebas de estos Juegos, que vuelven a Italia 50 años después de los de Cortina D'Amprezzo.

Dejá tu comentario