Djokovic ganó la batalla judicial

Deportes

La lucha no terminó ya que el ministro de Inmigración puede revocar de nuevo el visado.

El número uno del tenis, Novak Djokovic, volvió a practicar ayer tras haber sido liberado de un centro de detención de inmigrantes en Australia después de ganar un recurso judicial, y publicó una foto con su equipo en Melbourne Park al tiempo que agradeció al juez por dejar sin efecto la cancelación de su visa.

“Estoy contento y agradecido de que el juez haya anulado la cancelación de mi visado. A pesar de todo lo que ha pasado, quiero quedarme e intentar competir en el Abierto de Australia. Sigo centrado en eso”, escribió el serbio en Twitter. “Por ahora no puedo decir más, pero gracias a todos por estar conmigo en todo esto”.

Sin embargo, los abogados del Gobierno federal indicaron que la lucha podría no haber terminado y señalaron que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, se reservaba el derecho de ejercer su poder personal para revocar de nuevo el visado de Djokovic.

Alrededor de las 3 de la madrugada de ayer en la Argentina, el juez Anthony Kelly dictaminó que la decisión del Gobierno federal de la semana pasada de revocar el visado para entrar en el país era “irrazonable” y ordenó la liberación de Djokovic.

La situación de Djokovic acaparó la atención de todo el mundo, creando tensiones políticas entre Belgrado y Canberra y suscitando un acalorado debate sobre los mandatos nacionales de vacunación.

La noticia de su puesta en libertad fue recibida con ruidosas celebraciones de tambores y bailes por parte de un grupo de unos 50 seguidores, muchos de ellos ataviados con la bandera serbia, a las puertas del tribunal de Melbourne.

Kelly también ordenó que el Gobierno federal pagara las costas judiciales de Djokovic, que pasó varios días en un hotel de detención de inmigrantes, señalando que sus abogados argumentaron que su “reputación personal y profesional y sus intereses económicos pueden verse directamente afectados”.

Argumento

Kelly dijo que había anulado la decisión del Gobierno de cancelar el visado de Djokovic porque al jugador no se le dio suficiente tiempo para hablar con los organizadores del tenis y los abogados para responder de manera exhaustiva después de que se le notificara la intención de cancelar su visado.

Además señaló que los responsables del aeropuerto de Melbourne obligaron al jugador a apagar su teléfono desde la medianoche hasta alrededor de las 7.42 de la mañana, hora local, cuando se tomó la decisión de cancelar su visado.

Los funcionarios también incumplieron el acuerdo de dar a Djokovic hasta las 8.30 de la mañana para que hablara con la organización del torneo, Tennis Australia, y con sus abogados, dijo el juez.

Kelly dijo anteriormente al tribunal que parecía que Djokovic había solicitado y recibido la exención médica requerida para la vacunación contra el covid-19 sobre la base de que había contraído el virus el mes pasado. Había presentado pruebas de ello antes de viajar a Melbourne. “¿Qué más podría haber hecho este hombre?”, señaló.

El fallo de Kelly no abordó directamente la cuestión de si la exención por haber contraído el virus en los últimos seis meses era válida, algo que el Gobierno había cuestionado.

No estaba claro si el fallo afectaría a la jugadora checa Renata Voracova, que estuvo detenida en el mismo hotel que Djokovic después de que se le revocara el visado por problemas con su exención de vacunas. Voracova abandonó el país el viernes sin impugnar su estatus, según el Ministerio de Asuntos Exteriores checo.

El caso de Djokovic había provocado la ira en Australia, donde más del 90% de la población adulta está doblemente vacunada y la opinión pública se ha mostrado mayoritariamente en contra del jugador.

Los ánimos están especialmente encendidos en Melbourne, donde se ha producido el confinamiento más prolongado del mundo.

Los casos de covid-19 en el país superaron ayer el millón, y más de la mitad de ellos se registraron en la última semana, lo que elevó el número de hospitalizaciones, puso a prueba las cadenas de suministro y sobrecargó las instalaciones de pruebas.

En Belgrado, su familia se felicitó por la decisión durante una conferencia de prensa, estimando que se había hecho justicia con el número 1 del tenis mundial.

“Para mí, es la victoria más grande de su carrera, más grande que todos los Grand Slams” que ha ganado, declaró la madre del tenista, Dijana Djokovic.

“La justicia ha llegado finalmente, la verdad se ha impuesto”, afirmó Djordje, el hermano de la estrella. “Hemos finalmente mostrado al mundo entero (...) que Novak es un hombre honesto, un hombre extraordinario”, añadió, precisando que Djokovic había aprovechado sus primeras horas de libertad para entrenarse.

Djokovic ambiciona lograr en Melbourne el 21º título del Grand Slam, desempatando con Rafael Nadal y Roger Federer en la carrera por ser el tenista con más ‘grandes’ de la historia (los tres suman 20 cada uno).

Lo ocurrido “le va a dar una fuerza suplementaria”, aseguró el padre del tenista, Srdan Djokovic. “No se dan cuenta de lo que han hecho. Ahora va a ganar otros diez Grand Slams. Se siente muy bien. Tiene tal fuerza mental que esto no le ha perturbado en absoluto”, añadió.

Uno de los mayores rivales en la pista de Djokovic, el español Rafael Nadal, estimó que tras la resolución judicial “lo más justo” es que Djokovic pueda participar en el Abierto de Australia: “La justicia ha hablado”, declaró en la emisora Onda Cero.

Todo indica que Djokovic jugará por ahora, el Abierto de Australia. Sin embargo, hay quienes dicen que el Gobierno de Australia puede terminar deportándolo sobre el comienzo del certamen para que no tenga tiempo de accionar judicialmente. La historia puede continuar.

Dejá tu comentario