Empataron en un gran partido

Deportes

Tres son los punteros del torneo Clausura cuando se llevan jugadas cinco fechas. Colón empató con River y fue alcanzado por Vélez (que le ganó a Quilmes 2 a 0) y por Estudiantes (que derrotó a Racing 2 a 1), en una fecha que marcó la despedida de Diego Simeone, quien ya asumió como nuevo director técnico de un Racing que marcha último con un solo punto. El partido destacado fue el que San Lorenzo (con el debut de Oscar Ruggeri como técnico) le ganó a Boca por 2 a 1.

Fue un gran partido. Hubo muchas situaciones de gol y actuaciones destacadas. Empezó siendo de River, después Colón lo dio vuelta en el marcador y estuvo a punto de ampliar el marcador, pero River se rehízo y empató.

Todas estas circunstancias, ya de por sí, hubieran hecho un partido atractivo, pero además de ello hubo una docena de situaciones claras de gol y una actuación descollante de Germán Lux en el arco de River que le impidió ganar a Colón.

Colón salió a hacer prevalecer su condición de local y presionó desde el primer minuto para ganar la pelota en la mitad de la cancha y atacar con la potencia de Fuertes y Denis.

River, sin el manejo de la pelota, tuvo que retroceder su línea media y jugar de contraataque con la fortuna que en el primero que hilvanó

Luciano Figueroa demostró todas sus dotes de goleador, definiendo de media vuelta en el área.

Colón no se dio por vencido y siguió atacando con el vértigo de Capurro y Zurita y la pausa de Giovanni Hernández. Consiguió el empate con un cabezazo de Germán Denis y marcó el segundo con un buen remate de Esteban Fuertes, mostrando toda su capacidad ofensiva.

River mejoró mucho con el ingreso de Daniel Montenegro por el pálido Gonzalo Higuaín. Patiño tuvo un socio en la creación y pudieron abastecer mejor a un implacable Luciano Figueroa, que consiguió el empate en una rápida corrida ganándole a Lussenhoff y Píccoli.

A partir de ese momento, el partido se hizo de ida y vuelta, con situaciones de gol permanentes en los dos arcos.

Lux tuvo cuatro atajadas espléndidas, pero del otro lado Tombolini le sacó un derechazo a Figueroa y dos cabezazos del rubio centrodelantero pasaron muy cerca del travesaño.

El mediocampo pasó a ser una zona de tránsito rápido y la pelota iba y venía de área a área, con delanteros muy activos y defensores que cometían errores.

Colón encontró una zona propicia a espaldas de Federico Domínguez y por allí encontró los caminos para llegar al arco de River, por el otro lado Figueroa les ganaba de arriba y de abajo a los centrales de Colón y cada pelota que tocaba tenía sensación de gol.

El partido pudo definirse para cualquiera de los dos lados y hubiera estado bien, porque los dos buscaron el triunfo hasta el último minuto, por lo que el empate es el resultado más justo aunque no dejó conforme a ninguno de los dos.

Colón demostró que tiene un equipo que va a luchar por el título en el torneo Clausura y River volvió a mostrar potencia ofensiva y mucha presión en la mitad de la cancha, componentes de la receta con la que Daniel Passarella quiere lograr no sólo el clausura sino la Copa Libertadores. No se extrañó a Marcelo Gallardo, porque entre Jairo Patiño y Daniel Montenegro se encargaron de generar juego y abastecer a un Luciano Figueroa, que recuperó su mejor nivel.

En el final, el partido se vio desteñido por una agresión entre Federico Domínguez y Rimoldi, que se fueron expulsados.

El empate dejó conforme a los dos, porque se mantienen cerca de los punteros del campeonato.

Dejá tu comentario