Marcos Patronelli dejó una gran huella en el Dakar 2010

Deportes

Por: Leandro Compton Hall

Marcos Patronelli consiguió algo grande, histórico, imborrable. Ganó la edición 2010 del Rally Dakar Argentina-Chile con una holgura asombrosa y se convirtió en el primer argentino en conseguirlo. De punta a punta fue el dueño de una competencia que a muchos corredores le lleva toda una vida conseguir.

El piloto de Las Flores ganó en la categoría Cuatriciclos, seguido por su hermano, Alejandro, ambos con Yamaha.

Ayer, en la entrega de premios que se realizó en el predio rural de Palermo, el menor de los Patronelli se mostró feliz por haber llegado en primer lugar, pero mucho más por haberlo hecho junto a su hermano. «Entrar primero en el Dakar no es algo que se repita todos los días», comentó y luego confesó: «Que dos hermanos hayan llegado primero y segundo es un sueño». Finalmente, el campeón reveló la táctica usada: «Arrancamos rápido porque no queríamos correr de atrás y que después nos invada la desesperación y nos haga cometer errores».

Siempre con palabras de halagos para la marca que le dio un cuatriciclo que «era un fierro», Marcos Patronelli llevó su Yamaha al parque cerrado y se retiró entre la ovación y el cariño del multitudinario público que se agolpó en la entrada de La Rural para recibir un saludo del histórico piloto que inauguró la página de gloria argentina en el rally más extremo del mundo.

Alejandro, segundo en su debut en la competencia, contó que «si bien Marcos me explicó bien cómo era este rally, el Dakar es mucho más de lo que te imaginás».

Luego habló sobre el conflicto vivido el día de descanso (penalizaron a Marcos por haber salido del campamento sin autorización, pero luego lo absolvieron por falta de pruebas) y reconoció que «si hay alguien que nos quiso hacer mal, nos hizo mucho bien.

Ese inconveniente nos hizo mucho más fuertes». Sobre su futuro, el mayor de los Patronelli confirmó que harán todo lo posible por estar en el próximo Dakar sea donde sea y, acerca de su posibilidad de ganarlo, fue contundente: «En el que viene espero llegar. Hay que pensar en llegar, porque si pensás en ganar, no llegás». El Rally Dakar es una competencia única, donde los corredores no compiten entre ellos, sino que lo hacen contra las adversidades del clima, las geografías.

Es un evento que tiene 33 ediciones, mueve millones y genera pasiones inigualables. Sudamérica fue un buen ejemplo de eso y los hermanos Patronelli, los primeros en escribir la página de gloria que el Dakar tenía reservada para la Argentina.

Dejá tu comentario