7 de diciembre 2022 - 11:27

El jugador holandés que podrá jugar contra Argentina gracias a un desfibrilador

Uno de los futbolistas que enfrentará a la selección argentina este viernes en la Copa del Mundo de Qatar podrá jugar pese a tener un serio problema en su corazón.

blind.jpg

El defensor neerlandés Daley Blind tendría todo el derecho a pellizcarse con incredulidad cuando enfrente a la selección argentina en los cuartos de final de la Copa del Mundo de fútbol este viernes.

No porque será su aparición internacional número 99 y un segundo encuentro contra Lionel Messi y la Argentina, después de la semifinal de Brasil 2014, sino porque ha podido seguir jugando a pesar de sufrir dos incidentes cardíacos en el campo.

Blind, de 32 años, tiene un desfibrilador cardioversor implantable (DCI) en el pecho para detectar un latido cardíaco irregular y administrar una descarga que le salve la vida en caso de un paro cardíaco repentino.

Es el mismo dispositivo que permitió a Christian Eriksen reanudar su carrera después del terrible drama de su paro cardíaco jugando para Dinamarca la Eurocopa del año pasado.

Blind, que pasó cuatro años en el Manchester United entre temporadas con el Ajax de Ámsterdam, sufrió un presunto ataque al corazón en un partido de la Liga de Campeones con el Ajax contra el Valencia en 2019, se sintió mareado y lo llevaron rápidamente para recibir tratamiento.

Los médicos le diagnosticaron un trastorno del ritmo cardíaco e inicialmente sugirieron que su carrera profesional había terminado.

"Se veía a todos mirándome con miedo", recuerda Blind en un emotivo documental llamado 'Never Again Standing Still' sobre cómo lidiar con la condición, que se estrenó justo antes de que comenzara la Copa del Mundo de Qatar.

Su excompañero del Ajax, Eriksen, también aparece en el documental y Blind cuenta cómo la reacción de su padre Danny, también internacional neerlandés y ahora asistente de Louis Van Gaal en la selección naranja, le dio el impulso para continuar.

"Algo que siempre me ha quedado grabado fue la reacción de mi padre. Se mantuvo tan estoico. No se dio por vencido, siguió preguntando al médico si había otras opciones. Su visión sobria me dio esperanza", comentó el jugador.

Ocho meses después de que le colocaran el desfibrilador, Blind sufrió otro incidente cuando de pronto se desplomó dentro de la cancha y gritó cuando se apagó el DCI. Sin embargo, pudo levantarse y caminar fuera del campo y los médicos le dieron el visto bueno poco después.

"Es algo que llevas contigo todos los días", dice Blind. "Te levantas con eso, vas a trabajar, tomas tu medicina. Lo piensas durante un pique, en realidad siempre lo llevas contigo. Fue solo después de un año que entré en un partido sin pensar en ello. Luego llamé a mi papá para contárselo".

Blind ahora se encuentra en la cúspide de un punto culminante de su carrera mientras Países Bajos se prepara para enfrentarse a Argentina. Marcó en el choque de octavos de final del sábado pasado contra Estados Unidos y, junto con su compañero Denzel Dumfries, fue la estrella de la contundente victoria por 3-1.

"Me siento muy en forma y puedo hacer todo lo que una persona normal puede hacer. De vez en cuando me hago revisiones, pero mientras tenga ese dispositivo, intentaré sacarle el máximo provecho", finalizó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar