Polémico: Blatter relativizó el racismo en el fútbol

Deportes

Unas polémicas declaraciones sobre el racismo en el fútbol han puesto sobre el alambre al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y han generado una ola de indignación en Inglaterra.

El jefe de la Asociación de Futbolistas de Inglaterra (PFA), Gordon Taylor, pidió la dimisión del presidente de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado).

"Con esto sobrepasó un límite y debería marcharse. Sus palabras demuestran que no pertenece al tiempo en que vivimos", dijo Taylor a la emisora "Sky Sport News".

En la misma línea se expresó el ministro de Deporte británico, Hugh Robertson. "Nosotros exigimos eso ya desde hace un tiempo", dijo el político a la BBC. "Las declaraciones son extremadamente serias, pero concuerdan con el tono de sus actuaciones".

Blatter, de 75 años, generó polémica el miércoles al asegurar en una entrevista en la CNN que no existe racismo en el fútbol y que los insultos en el terreno de juego deben solucionarse con un apretón de manos.

"No hay racismo", dijo el dirigente suizo. "Quizá hay una palabra o gesto que no es correcto. Quien se vea afectado por eso, debería decirse que esto es un juego y estrechar las manos".

Las palabras de Blatter provocaron inmediatamente indignación en Inglaterra, donde el racismo en el fútbol se ha convertido en un tema de máxima actualidad.

"Tus comentarios sobre racismo son muy condescendientes. Casi es de risa", escribió al suizo a través de una red social el defensa del Manchester United Rio Ferdinand. "Si los fans gritan cánticos racistas pero nos dan la mano, ¿está bien?".

El hermano de Ferdinand, Anton, recibió presuntamente insultos racistas por parte del defensa del Chelsea John Terry, capitán de la selección inglesa. El caso, que ha generado numerosos titulares en la prensa, está en investigación.

El miércoles, la Federación Inglesa de Fútbol (FA) demandó también al uruguayo Luis Suárez, del Liverpool, por denigrar el origen, el color de su piel o la raza del francés Patrice Evra, del Manchester United. Al igual que Terry, Suárez rechaza las acusaciones.

En un comunicado difundido en la tarde del miércoles, Blatter aseguró que sus palabras fueron mal entendidas.

"Sé que desgraciadamente el racismo continúa existiendo en el fútbol, nunca he negado eso", declaró el presidente de la FIFA. "Lo que quise expresar es que los jugadores de fútbol, durante un partido, tienen 'batallas' con sus oponentes, y a veces se hacen cosas incorrectas".

"Pero, normalmente, al final del partido -continuó-, uno se disculpa con el oponente si tuvo una confrontación durante el partido, se da un apretón de manos, y cuando el partido termina, termina. Cualquiera que haya jugado un partido de fútbol, o un partido en cualquier deporte, sabe que las cosas son así".

Blatter agregó que está "comprometido en la lucha contra el racismo y todo tipo de discriminación en el fútbol y la sociedad". "Yo personalmente lideré esta batalla contra el racismo en el fútbol, contra el que la FIFA ha luchado durante los últimos años con campañas en todas las competiciones", advirtió.

La aclaración, sin embargo, no consiguió apaciguar el irritado ambiente en la cuna del fútbol, donde Blatter cuenta con pocos apoyos tras el fracaso de la candidatura inglesa a la organización del Mundial de 2018.

"Debería dejar paso libre a Michel Platini", dijo Taylor. "Si alguien tuviera que estar en contra del racismo, ¿quién más indicado que el jefe de la FIFA con sus más de 200 países miembros? Y si no lo está, entonces que se vaya".

Dejá tu comentario