Secuestraron por 24 horas a exjugador de Selección mexicana

Deportes

Las fuerzas de seguridad mexicanas rescataron "sano y salvo" al futbolista Alan Pulido unas 24 horas después de que fuera secuestrado en su natal estado de Tamaulipas (noreste), indicaron las autoridades en la madrugada del lunes.

Pulido, delantero del Olympiacos griego y exintegrante de la selección mexicana, declaró que estaba "muy bien, muy bien gracias a Dios" al comparecer en una breve rueda de prensa junto al gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú.

El jugador, de 25 años, vestía pantalón corto y una camisa multicolor sin mangas cuando se presentó ante los periodistas.

Pulido fue rescatado "sano y salvo [...] poco antes de la medianoche del domingo" por fuerzas estatales y federales, anunció el gobierno de Tamaulipas en un comunicado. Pulido fue sometido a una revisión médica, precisa el texto.

Torre Cantú dijo a los periodistas que las autoridades darían más detalles cuando terminaran de procesar los elementos de la investigación. "Lo más importante es que aquí está, está con nosotros", dijo el gobernador.

Familiares del futbolista dijeron a las autoridades que seis hombres armados se llevaron a Pulido de Ciudad Victoria, la capital estatal, cuando regresaba de una fiesta.

El comunicado del gobierno estatal señaló que el secuestro se produjo "la noche del sábado", contrariamente a informaciones anteriores que hablaban de la madrugada del domingo.

En el Mundial de Brasil 2014 fue integrante del "Tri", pero no jugó ningún partido. No fue convocado para la Copa América Centenario 2016, que comienza esta semana en Estados Unidos.

Su rescate, logrado tras un importante operativo de fuerzas federales y estatales, representa un gran éxito para las autoridades de uno de los estados más peligrosos de México.

De los 26.000 casos de desaparecidos que se reportaban a finales de 2015 en México, 5.000 correspondían a Tamaulipas.

En Tamaulipas surgió el cártel del Golfo, el grupo criminal más antiguo en México que reclutó como brazo armado a los Zetas, militares de élite que en 2010 rompieron con sus jefes desatando un sangriento enfrentamiento que se extendió a estados vecinos.

Ambos grupos criminales se han visto debilitados por sus intestinas pugnas y las capturas de sus líderes, pero persisten múltiples hechos de violencia.

Muchas de las desapariciones ocurren en las temidas "carreteras de la muerte" que conducen a la frontera con Estados Unidos, lo que ha obligado a la policía federal a realizar caravanas en las que patrullas escoltan a viajeros.

Medios locales reportaron que el auto de Pulido, en el que iba junto a su novia, fue interceptado por hombres armados. Su novia fue liberada después pero dijo que no sabía nada del paradero del jugador.

Dejá tu comentario