Un empate que Racing festejó y River sufrió

Deportes

El empate fue festejado por Racing y lamentado por River. Es que se vio las intenciones de cada uno desde los planteos previos: Miguel Angel Micó tomó todas las precauciones, dos líneas de cuatro, adelante de la segunda Maximiliano Moralez y sólo arriba Facundo Sava esperando algún pelotazo perdido o un centro de pelota parada.

Del otro lado, Diego Simeone con un planteo ultraofensivo, el famoso 3-3-1-3 que quiso imponer en el verano y después archivó por los malos resultados. Ariel Ortega, como conductor, y Radamel Falcao García, Abreu y el chiquitito Buonanotte de derecha a izquierda en el ataque.

Así las cosas, el partido se jugó casi exclusivamente en campo de Racing, que se defendió con orden, pero no pudo evitar que llegaran situaciones de gol, sobre todo por izquierda donde Buonanotte superaba con facilidad al paraguayo Bonet.

Con el correr de los minutos, la figura del correntino Hilario Navarro se fue agigantando y su mejor atajada fue un mano a mano con Buonanotte.

La lesión de Ortega hizo que Simeone cambiara el planteo, aunque ese cambio duró apenas 15 minutos. Entró Ferrari que fue a jugar al mediocampo y Buonanotte bajó unos metros para convertirse en el conductor del equipo. Después la entrada de Alexis Sánchez por el lesionado Augusto Fernández hizo que se volviera al planteo original, con el chileno por izquierda y Buonanotte de enganche.

Racing nunca perdió de vista el objetivo y ése fue su mayor mérito. Defendió con mucho tino y tiró el contraataque cuando vio la posibilidad. Tuvo la oportunidad de ganarlo, pero Sava, que había desbordado por izquierda tiró muy fuerte el centro y no le permitió a Matías Sánchez cabecear con Carrizo vencido.

River, con el correr de los minutos, se fue desdibujando, mientras Navarro seguía atajando pelotas increíbles, como un remate de Alexis Sánchez que el arquero manoteó y pegó en el travesaño. Por eso los minutos finales fueron de tranquilidad para el equipo de Avellaneda, que con el ingreso de Manicero intentó ser un poquito más ofensivo, pero ante la expulsión de Franco Sosa terminó metido en su área.

Un empate que a Racing le sirve para empezar a creer en sus fuerzas y que desmoraliza a un River que acumula delanteros, pero no encuentra la forma de ser ofensivo.

Dejá tu comentario