Vélez y Arsenal quedaron a mano

Deportes

Vélez Sarsfield y Arsenal protagonizaron un aburrido encuentro que terminó 0 a 0 y completó el programa de jueves de la segunda fecha del torneo Inicial 2013.

El discreto cotejo se jugó en el estadio José Amalfitani de Liniers y fue dirigido por Patricio Loustau.

Con este resultado, lógico a partir de los méritos que diseñaron uno y otro, el conjunto dirigido por Ricardo Gareca reúne 4 puntos y es uno de los provisorios punteros del certamen, junto a Atlético de Rafaela y Estudiantes de La Plata.

La institución de Sarandí ostenta 2 unidades, producto de sendos empates en los compromisos inaugurales.

Muy poco ofrecieron Vélez y Arsenal en un partido que insinuó mucho más de lo que finalmente concretó. El equipo local, es cierto, jamás resignó la pretensión de la victoria y su técnico Gareca introdujo variantes ofensivas en la segunda parte, cuando el juego se volvía anodino y monótono.

Pero el local confundió velocidad con vértigo, no tuvo pausa y le costó diseñar un funcionamiento aceitado.

Porque más allá de las intenciones de Francisco Cerro (el entrenador Alejandro Sabella estuvo en el estadio observándolo ante su flamante convocatoria al seleccionado argentino que jugará el miércoles en Italia) o las de Héctor Canteros para darle fluidez al traslado, Vélez no tuvo sorpresa y cayó en el embudo.

Por el contrario, el siempre ordenado Arsenal que conduce Gustavo Alfaro lució mejor en el tramo inicial del partido, con un Milton Caraglio incisivo, que se movía como cuña entre la zaga velezana y amenazaba con generar peligro.

La primera chance más o menos clara quedó en los pies de Fabián Cubero, con un remate del marplatense que salió desviado. Un ratito después hubo un cabezazo de Ezequiel Rescaldani, que también pasó cerca.

El elenco de Sarandí, por el contrario, resultó más práctico y tuvo una chance nítida en los pies de Caraglio, que remató desde fuera del área, el arquero Sebastián Sosa hizo vista y la pelota rebotó en la base del palo.

En la segunda parte poco cambió. O mejor dicho se acentuó la inexpresividad de uno y el conformismo del otro para decorar un marcador inamovible.

Gareca intentó cambiar con los ingresos de Jonathan Copete, Ramiro Cáseres y Agustín Allione pero a Vélez le faltó consistencia, más allá de que tuvo algunas chances para desnivelar.

Así, el capitán Cubero metió una palomita que se fue desviada, el intermitente Federico Insúa ejecutó un tiro libre que salvó bien Cristian Campestrini y, en tiempo de descuento, el goleador Lucas Pratto tuvo una clarísima, con un cabezazo de pique al suelo que fue restado sobre la raya por Nicolás Aguirre.

Arsenal, cómodo con el empate, casi que resignó la posibilidad de ataque y contó con la más peligrosa cuando Caraglio demoró el remate y permitió un cierre salvador de Emiliano Papa.

Así hubo poco para el elogio y mucho para el bostezo. Vélez y Arsenal aburrieron y demostraron, por ahora, que si pretenden pelear arriba deberán mejorar.

Dejá tu comentario