Economía

Desde medianoche suben 5% las naftas y el gasoil

El congelamiento de los combustibles vencía el 13 de noviembre. Las cámaras negociaban una suba del 6%.

Desde el primero de noviembre el Gobierno decidió aumentar en un 5% el precio de los combustibles anticipando de esta manera el fin del congelamiento que vencía el 13 de noviembre. Se acordó este aumento para noviembre con idea de realizar otro ajuste en diciembre en el orden del 10% en principio, según pudo saber Ámbito.

Desde hace unos días las principales petroleras de la Argentina y el Gobierno negociaban adelantar un incremento en los precios de los combustibles antes del final de congelamiento. En esas charlas se barajaba una suba en orden del 6%.

Como señaló en su momento el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), Gabriel Bornoroni, el "retraso" en los precios alcanzaría al 20%, pero la idea que se conversó en esas reuniones con el Gobierno fue que el aumento no sea de golpe sino entre noviembre y enero. "En conversaciones con las petroleras nos han informado que sería escalonado y paulatino", dijo el presidente de la Cecha en declaraciones periodísticas

La secretaría de Energía emitió un comunicado donde informó que a través del decreto 601 del 30 de agosto de 2019 cuenta con las atribuciones para “dictar los actos que resulten necesarios para ir normalizando los precios del sector con el fin de proteger al consumidor, velar por la seguridad del abastecimiento y sostener el nivel de actividad. Esta misma mecánica se utilizó en septiembre cuando se aumentó un 4% por la suba internacional del crudo.

Según informa Energía, este aumento del 5% y del dólar de referencia que se tomará a $51,77 tiene como “objetivo de amortiguar el impacto de la finalización el próximo 13 de noviembre”, es decir el fin del congelamiento que lanzó el Gobierno tras la derrota electoral de las PASO.

En los fundamentos de la resolución se argumentan que “el aumento busca también prevenir eventuales problemas de desabastecimiento que pudieran ocurrir y que la SGE se encuentra monitoreando de forma permanente junto con las entidades empresarias y de consumidores”, finaliza la misiva de Energía.

En tanto, esta suba del 5% tendrá un impacto mínimo en el margen de los refinadores. Esto será así porque el Gobierno autorizó un aumento del 6% en los impuestos a los combustibles líquidos (ICL), lo que en la práctica se lleva el 30% del aumento que se trasladará al surtidor.

A su vez, la Secretaría de Energía fijó un incremento promedio del 7% del precio de los biocombustibles, que impactarán también en los precios de las naftas y gasoil. Además, el gobierno autorizó a tomar el dólar de referencia para el precio del crudo de 51,77, lo que significa un mayor costo para las refinadoras. De esta manera, en el sector del downstream analizaron que el margen que les queda con el 5% de incremento es menor, cercano al 1%.

Suba de luz

En tanto, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal autorizó un aumento de 25% en las tarifas de electricidad de las empresas prestadoras que comenzará a regir a partir del 1° de enero de 2020. Esta suba estaba prevista para agosto fue postergada en el marco de los diferentes anuncios que se llevaron a cabo para mitigar el impacto de la devaluación post PASO.

El aumento de la luz fue uno de los temas de conversación entre María Eugenia Vidal y Axel Kicillof. Justamente el gobernador electo, le reclamó a Vidal que haya tomado esa decisión que debe ser aplicada cuando el asuma. Es más, le pidió que evite “tomar medidas que compromentan la próxima gestión”. En este sentido, también le pidió que no efectué “designaciones” de personal.

Si bien la gobernadora le prometió que analizará el tema del aumento de la luz, fuentes cercanas a Vidal, descartaron que se vaya a rever la medida, argumentan que “estaba previsto ya desde agosto”.

Cabe recordar que el aumento será aplicado por Edelap, Edea, Eden y Edes, y las numerosas cooperativas que prestan el servicio en la provincia. El aumento implica que los usuarios residenciales pagarán $ 3,53 el kilowatt hora, contra los $ 3,20 que se pagan actualmente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario