Actividad: mañana se conoce dato noviembre (prevén un alza del 1%)

Economía

De cara a lo que pueda suceder en 2022, señalan que dependerá de lo que ocurra con el acuerdo con el FMI y la disponibilidad de divisas.

Durante noviembre del 2021, la actividad económica retomó su sendero al alza, para confirmar un buen cierre del año y acumular un crecimiento cercano al 10% interanual, recuperando lo perdido durante el 2020. De hecho, según estimaciones privadas, la mejora rondó el 1% mensual y del 7,3% anual: mañana, el INDEC dará a conocer el dato oficial cuando publique el EMAE. De cara a lo que pueda ocurrir en 2022, más allá del “arrastre positivo”, alertan que la falta de divisas puede suponer un freno para el crecimiento.

De acuerdo a los datos oficiales que ya se conocen sobre el mes de noviembre, se destaca el crecimiento de la actividad industrial, que reflejó una mejora del 10,1% interanual y 4,8% mensual. La construcción, en tanto, subió 8,4% anual y 0,4% frente a noviembre. Por su parte, la recaudación tributaria creció 59% interanual, por encima de la inflación, impulsado por los tributos relacionados con el consumo interno como el IVA, que creció 55,4%.

En se escenario, desde la consultora LCG señalaron: “Después de una caída de 0,8% mensual sin estacionalidad en octubre, para el anteúltimo mes del año esperamos un crecimiento tenue, pero positivo, lo que estaría en concordancia con un crecimiento anual cercano al 10%”.

“Seguimos esperando un crecimiento en torno a 9,8% anual para todo el año, lo que sería consistente con un crecimiento moderado también en diciembre”, remarcaron desde la firma.

Por su parte, de acuerdo al informe que elabora la consultora Orlando Ferreres, su Índice General de Actividad registró un crecimiento de 7,3% anual en noviembre, acumulando un avance del 9,5% en los primeros once meses del año pasado. En términos desestacionalizados, la suba fue del 1% frente a octubre. “Entre los sectores, el más destacado en noviembre fue el de Minas y Canteras (+39,9% i.a.), gracias a los buenos datos de producción que vienen de Vaca Muerta. Los otros sectores que tuvieron un desempeño por encima del nivel general fueron Comercio (+18,5% i.a.) Construcción (+11,7% i.a.) e Industria Manufacturera (+8,0% i.a.)”, señalaron desde Ferreres, y destacaron: “Para el año entrante queda aún espacio para crecer, aunque condicionado a que se logre cierta estabilidad en las principales variables macroeconómicas”.

Proyecciones 2022

Justamente, en relación con lo que se puede esperar para este año, desde FIDE remarcaron que el 2021 “cerrará con un crecimiento superior al 10%”. “Esto implica que, en menos de un año, la economía argentina lograría recuperar el impacto de la pandemia. De cara al 2022, esto dejará un piso de actividad inercial elevado que terminará favoreciendo el arranque del nuevo año. El escenario 2022 aún debe terminar de configurarse. Sin lugar a dudas, la forma final dependerá de lo que suceda con el FMI”, señaló la firma en su informe mensual.

“Nuestro escenario base no incluye pagos de deuda al FMI o Club de París. Estima que las condiciones actuales de precios de materias primas se sostendrán. Incluye proyecciones estándar sobre elasticidad de las importaciones, demanda de dólar de turismo y pago de deuda privada. Estimamos un crecimiento de la actividad económica del 4,3% para 2022. Este valor podría corregirse al alza en el caso de que exista un refuerzo de liquidez internacional que termine apuntalando la disponibilidad de divisas del sector externo, el principal limitante al crecimiento”, analizó FIDE.

El acuerdo con el FMI y cuestiones de la macroeconomía pueden suponer un techo para el crecimiento de este año. Por caso, según analizaron desde Eco Go, la suma de la sequía y de la baja de los precios internacionales esperados causarían “un descenso de las exportaciones de u$s6.700 millones a lo largo del año”.

“Esta situación afecta las expectativas de la economía por una doble vía: por un lado, reduce la oferta de divisas y determina la necesidad de reducir las importaciones (ya sea restringiendo cantidades o elevando su precio) y por otro reduce la actividad económica por las menores cantidades exportadas, transportadas y comercializadas”, señalaron desde Eco Go.

Según el análisis, la caída de la oferta de divisas, sosteniendo sin cambios la acumulación de reservas (la meta pautada por Guzmán para este año de un crecimiento de entre u$s3.000 y u$s4.000 millones) “implicaría que debería reducirse la demanda para importaciones en tal cuantía; así, los pagos de las compras externas deberían retroceder por encima del 10% en el año, sí sólo se afectaría ese ítem y no se consiguieran fuentes adicionales de divisas”.

Por su parte, desde Ecolatina señalaron que el 2021 dejó un “arrastre positivo de alrededor de 2,5 puntos porcentuales para 2022”. Pero este año no contará “ni con el efecto favorable de las reaperturas masivas (baja base de comparación), ni habrá un nuevo salto en los términos de intercambio (la disponibilidad de divisas no permitirá que las importaciones vuelvan a crecer como este año)”. “A esto se suma el impacto de potenciales correcciones en el ritmo de depreciación cambiaria y tarifaria, y menor impulso fiscal neto”, concluyeron.

Dejá tu comentario