Advertencias de un Nobel

Economía

Edmund Phelps estuvo ayer en la Argentina y dejó una serie de advertencias, contrariamente a lo que hubiera imaginado el gobierno. "En los últimos años se han dedicado a apagar incendios en lugar de pensar en políticas de largo plazo", dijo. No fue lo único: "El gobierno debería pensar por qué los inversores internacionales no vienen a la Argentina", agregó. Obviamente, criticó los controles de precios, los subsidios y la falsa creencia de que la inflación es consecuencia del crecimiento de la economía. Quizás porque no conocía en detalle otros temas, como el del INDEC y las restricciones energéticas, no profundizó más. Pero dejó una enseñanza adicional sobre lo que es motivo de orgullo oficial: "No fue una muy buena idea adoptar una política de tanta dureza en las negociaciones del canje de la deuda". Entre quienes lo escuchaban, estaba la ministra Felisa Miceli. ¿Habrá tomado nota?

«Si yo dirigiera el Banco del Sur, funcionaría. El problema es que lo van a manejar políticos que quieren conservar su trabajo.» La frase es del último Premio Nobel de Economía, Edmund Phelps, que de manera irónica se refirió al proyecto de Hugo Chávez sobre el banco regional.

Con motivo del Primer Congreso Internacional de Ciencias Económicas, «Econ 2007», Phelps dio una conferencia de prensa horas antes de la clase magistral en la que habló ante casi mil personas y recibió el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires.

Muchas veces, los académicos saben más de teorías que de la realidad que los rodea. Y en especial si se trata de que un norteamericano conozca la situación económica argentina. Sin embargo, si bien Phelps alertó que no es un estudioso del caso, contestó a todas y cada una de las preguntas sobre los controles de precios, el impacto de los subsidios, la inflación, impuestos e inversiones.

  • Principales conceptos

    Una de las razones de su familiaridad con la economía de nuestro país se puede encontrar en que está casado desde 1974 con una argentina, Viviana Montdor. De hecho, la visita, además de la conferencia, estaba fundamentada en la graduación en Abogacía de un familiar.

    Algunas de sus principales declaraciones fueron las siguientes:   

  • La Argentina tiene instituciones y actitudes para mejorar,pero hace tiempo que carece de una visión profunda de las causas estructurales. En los últimos años se han dedicado a apagar incendios en vez de pensar en políticas a largo plazo.

  • No percibo conexión entre el índice de crecimiento y el de inflación. Sin embargo, prolongar los procesos inflacionarios no es bueno para el crecimiento económico.   

  • El gobierno debería pensar por qué los inversores internacionales no vienen a la Argentina.   

  • No fue una muy buena idea adoptar una política de tanta dureza en las negociaciones del canje de la deuda. No fue culpa de los inversores que la Argentina haya caído en una crisis.

  • El país debe revisar sus instituciones y tomar medidas para generar un espíritu empresarial. Cuando eso esté hecho, va a aumentar la inversión.

  • En los últimos 50 años, los economistas han sido mayoritariamente opositores a los subsidios, pero a mi juicio existe algún tipo de subsidios deseables que favorecen a los trabajadores de menores salarios.   

  • Los controles de precios son una mala idea porque generan un desalineamiento entre los precios de los bienes controlados, que suben, y los de no controlados, que se mantienen fijos.

  • Es necesario generar más innovación para aumentar la dinámica de la economía y sostener el crecimiento de los últimos cuatro años. Así se podrá avanzar en un camino de mayor sustentabilidad.   

  • Existe un problema en el mercado de crédito. No hay una buena oferta y eso se traduce en una dificultad para la inversión, innovación y para la generación de nuevos negocios.   

  • El IVA es un impuesto bueno aunque no popular. Lo fiscal es endógeno a la política económica, con estrechos márgenes de maniobra.

    Phelps recibió en setiembre del año pasado el Nobel de Economía «por sus análisis intertemporales en política macroeconómica», según rezaba el anuncio hecho por la Real Academia Sueca de Ciencias. Sin embargo, es conocido por sus aportes a la teoría económica con la incorporación de las expectativas adaptativas de los agentes en la determinación de la relación entre la tasa de inflación y el desempleo (la Curva de Phillips a largo plazo), el concepto de la tasa natural de desempleo (ambos, desde distinto ángulo pero junto a Milton Friedman), la introducción de la existencia de información imperfecta y una fórmula de la formación de capital a largo plazo que incluye a la educación y a la inversión en investigación y desarrollo como elementos que influyen en el consumo. Precursor de la corriente de los Nuevos Keynesianos, realizó sus análisis sobre la base de las rigideces de precios y salarios.

    Inicialmente, Phelps se había interesado en la filosofía, pero su padre lo convenció de que tomara unos cursos de economía y tras finalizar el secundario, en 1955, comenzó sus estudios universitarios. Obtuvo su doctorado en 1959 y de ahí en más comenzó su carrera académica en la comisión Cowles en Yale, luego siguió en la Universidad de Pennsylvania y en 1971 en la Universidad de Columbia, en Nueva York, donde desde 1982 es profesor de Economía Política.

    Se especializó en el estudio de la economía china, fue nombrado miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y miembro distinguido de la Asociación de Economía Americana.
  • Dejá tu comentario