Maquinaria agrícola: caen, pero se defienden

Economía

… que, con muy fuerte incidencia, en especial, en la actividad económica de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, y quebrando otra vez la tendencia de recuperación insinuada en 2019, en el primer trimestre de este año, que prometía mantener la recuperación, se volvió a marcar una caída importante en el sector de venta de las estratégicas maquinarias agrícolas tras declararse la cuarentena en marzo pasado. Según el último informe de la IERAL, que dirige Pía Astori, “en el primer trimestre de 2020 las ventas en términos interanuales cayeron en todos los segmentos”, aunque se destaca que “las caídas ocurren en diferentes velocidades entre los rubros: ventas de cosechadoras retroceden 23% interanual; tractores 8,5%; implementos 6,8% y sembradoras 2,2%”, aunque en forma desestacionalizada, estas últimas muestran un comportamiento positivo. Al respecto, el trabajo realizado por Marcos Cohen Arazi y Fernando Kuhn destaca que “las sembradoras fueron el rubro que más había crecido en 2019, con un incremento en las ventas medidas en unidades del 13,9%. Y por su parte, es el rubro que menos cayó en el primer trimestre de 2020, sólo 2,2% interanual, lo que lo ubica en una situación más favorable en relación con el resto de los rubros”. También se destaca el aumento relativo en los equipos importados para cosechadoras y tractores, versus la mayor participación de la fabricación local en sembradores y el resto de los implementos. Según Néstor Cestari, titular de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), la apuesta ahora es a los créditos, para lograr mantener (a flote) una actividad que recomenzó en abril pasado, y que fue de las primeras en ser liberadas. “La exportación está muy acotada por el nivel de dólar, y por los problemas de logística, pero el mercado interno siguió trabajando con canjes (por granos) y cheques”, explicó Cestari, tras recorrer los últimos años con problemas por elecciones , sequías; y ahora pandemia. El dirigente fabril explicó los créditos son “clave” para poder seguir adelante. Entre ellos mencionó los del Bapro a 4 años, al 18%, con 12% de aporte de las fábricas; a los que ahora se van a sumar los del Banco Nación a 2 años, al 25%, y con 10% de aporte de las propias fábricas, a fin de mantener la actividad económica y las fuentes de trabajo. También estarían avanzadas líneas con el Galicia, el Santander y el Credicoop, lo que estaría mostrando las preferencias del sector financiero por este rubro de la agroindustria, que junto con el resto de la producción de alimentos, es de los pocos que logró mantenerse en marcha. Por supuesto que aún se está lejos de los niveles de venta promedio, cuando las cosechadores rondaban las 1.200 unidades anuales, y los tractores superaban los 2.500. Ahora el volumen de operaciones ronda apenas la mitad. De todos modos, Ieral destaca que “en comparación con otros sectores industriales, se encuentra en situación intermedia, pues en este contexto macroeconómico las inversiones en maquinaria pueden verse frenadas, pero su demanda no está bloqueada. En este sentido, las cifras del sector en los próximos meses seguramente serán mejores que las de industrias consideradas “no esenciales” (cerradas o de consumo postergado con motivo de la pandemia).

… que “va a ser muy difícil cumplir la Cuota Hilton (que se cierra a fines de junio), pero es probable que se pueda avanzar con la de Estados Unidos de 20.000 toneladas”, adelantó Ulises “Chito” Forte, titular del IPCVA (Instituto de Promoción de Carne), en alusión a los problemas que tiene EE.UU. en su sector frigorífico, muy concentrado y casi parado por efectos del coronavirus, que lo están llevando a comenzar a importar, lo que permitiría avances de Argentina en materia de ventas a ese destino. Sin embargo, se mostró muy preocupado por la decisión de Brasil de dejar de vacunar contra la aftosa, en algunas regiones que limitan con Argentina, lo que llevaría a redoblar los esfuerzos de control y vacunación en frontera para minimizar los eventuales riesgos. En una charla organizada por periodistas de Abopa, Cipag y de La Porteña, se insistió con la “fortaleza” que representa el mercado interno cuya demanda aumentó ahora a 53-54 kilos por habitante/año, debido a los cambios de hábito que impuso la cuarentena “aunque los precios siguen 3-4 puntos abajo”, destacó Forte, que descartó también, por injustificada, una eventual intervención de cualquier tipo en el mercado. “Ahora hay abastecimiento de pollos, cerdos, y de vacunos. “A los precios se los controla con mayor oferta”, dijo el dirigente, que adelantó que habría muy buenos tactos en este período, y que se están esperando los resultados de la última vacunación para ver, efectivamente, cual es el stock y si se revierte la tendencia levemente declinante que volvió mostrar el año pasado.

… que, mientras avanza la cosecha (se volvió frenar por las lluvias de esta semana), ya que aún resta levantar cerca del 50% del maíz; el 60% del maní; 55% del sorgo; un 30% del algodón, y cerca de 20% de la soja, se va definiendo la siembra de trigo y cebada, que ya avanza sobre Córdoba y, en general, con bastante buena agua de reserva, aunque muy poca aún de superficie por la escasez de lluvias en toda la región. También se fueron conociendo otros problemas por la cuarentena en el sector, como los problemas de exportación de cantidad de delicatessen, como los arándanos, por la suspensión de los vuelos internacionales que posibilitan estas operaciones, o como dato a favor, la caída que están registrando los precios de ciertos insumos en dólares (agroquímicos, fertilizantes, etc.) por el derrumbe internacional de los precios de los combustibles que, de todos modos, no llega a los surtidores locales. Otra positiva giró sobre los comentarios de la MON (Mesa Ovina Nacional), que rescató el el Plan Ovino bonaerense que posibilitó la recuperación de varias majadas en la provincia, y que quedó en manos del ahora titular de la cartera, Javier Rodríguez. El funcionario mantuvo además una nueva reunión con Carbap, encabezada por su presidente, Matías de Velazco, en la que se repasaron varias cuestiones (seguridad, agroquímicos, etc.). El titular de la cartera agraria bonaerense recordó también el crédito “A Toda Máquina” que se lanzó con tasas muy distintas a las vistas un año atrás. Vale recordar que se trata de un crédito de 36 meses a una tasa del 16,5%; y si se realiza a 48 o 60 meses, la tasa es del 20,5% (incluyendo un 2% de bonificación si las empresas a las que se les compra el producto son de la provincia de Buenos Aires). Las tasas para la campaña de fina, por su parte, se encuentran en torno al 32%, muy por debajo de las vigentes seis meses atrás.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario