Aumento a estatales

Economía

El aumento a empleados estatales ya es un hecho, aunque se busque reducir el impacto en el gasto. El gobierno analiza otorgar $ 250 más a quienes ganen por debajo de $ 1.500 mensuales. Así, el costo sería inferior a los $ 300 millones anuales. El fuerte superávit fiscal terminó tentando al gobierno a gastar más y subir salarios. Se pierde una oportunidad única para bajar impuestos y dar un verdadero impulso a la producción. Pero influyeron de nuevo las presiones sindicales. Quieren que la suba salarial se efectivice en mayo para suspender el paro convocado para el 28, que comprende a los 270.000 empleados que cobran del Estado nacional.

El gobierno comenzará a analizar formalmente a partir del jueves de qué forma se podría implementar un aumento para los salarios estatales, luego del anuncio de paro de actividades por parte de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) para el miércoles 28. La idea oficial es que el incremento sólo abarque a los salarios más bajos en la órbita estatal, descartando incrementos generalizados como piden los sindicalistas.

La posibilidad más firme que se analiza en la órbita de la Jefatura de Gabinete es que el aumento de $ 250 que solicitan los estatales (para equiparar el que ya recibieron los privados) quede limitado a quienes ganan menos de $ 1.500 mensuales. De esta forma, el costo fiscal sería mucho menor que otorgar un aumento generalizado, descartado de plano. La contrapropuesta de ATE es que el incremento se estire hasta los que ganan $ 2.000 mensuales.

¿A partir de cuándo se aplicarían los aumentos? El pedido de los gremios para levantar el paro es que se aplique a partir del 1 de mayo, aunque -por lo que había trascendido- la idea inicial del presidente Néstor Kirchner era anunciarlo recién el 25 de mayo, en el primer aniversario de su gestión.

Los sindicalistas piden también que ningún trabajador estatal continúe con ingresos mensuales que están por debajo de la línea de pobreza. Según los datos que ATE le entregó al jefe de Gabinete,
Alberto Fernández, 40% de los empleados en el Estado tiene ingresos inferiores a los $ 720 (límite calculado por el INDEC).

• Cifras

El jueves, el tema será analizado en una mesa de negociación en la que participarán Fernández; un representante de la Secretaría de Hacienda, que sería Raúl Rigo; y el titular de ATE, Pablo Micheli.

Según las cifras iniciales que se manejaron, un aumento de $ 250 para todos los 270.000 estatales tendría un costo levemente superior a los $ 850 millones anual. En cambio, la contrapropuesta del gobierno tendría un costo que no llegaría a los $ 300 millones anuales.

La decisión de darles un aumento a los estatales ya está tomada y será la primera que se aplica desde la devaluación. Claro que se trata de un sector que tiene -en promedio-los mayores ingresos entre los trabajadores, con un promedio de casi $ 1.200 mensuales.

En la mesa de negociación que arranca el jueves se determinará cuál es el verdadero nivel salarial de los trabajadores estatales, que además del sueldo de bolsillo tienen ingresos adicionales que no están «blanqueados».

• Definición

Ocurre que la discusión sobre el salario estatal se da en el mismo momento en que también se está terminando de definir un aumento a los jubilados. Aquí estaría definido también optar por los aumentos en los haberes mínimos, una propuesta defendida por el ministro de Economía, Roberto Lavagna. No prosperaría, en cambio, la postura de Sergio Massa, titular de la Administración Nacional de Seguridad Social, que propone un aumento generalizado para los jubilados, pero subiendo menos la mínima, con lo cual se mantendría constante el costo fiscal. La apuesta, tanto con los haberes jubilatorios como con los sueldos estatales, es darles incremento a los más bajos. El objetivo -además de la cuestión vinculada a la «equidad social»- va en línea con la postura (muy discutible por cierto) que mantiene Lavagna desde que asumió su cargo: darles aumentos a los que menos tienen asegura que la totalidad de los fondos vuelven automáticamente a consumo, lo cual ayuda a sostener la recuperación de la economía.

Dejá tu comentario