México en pie de guerra con Joe Biden por los autos eléctricos

Economía

No se descartó la posibilidad de acudir a la Organización Mundial del Comercio por la controvertida medida avanzada por Biden, que ya generó rechazo en países como Japón y Corea del Sur.

El gobierno mexicano se dispone a aplicar represalias a Estados Unidos por el plan de créditos fiscales anunciado por el presidente Joe Biden destinado a fomentar la adquisición de vehículos eléctricos fabricados en su país, anticipó la ministra de Economía Tatiana Clouthier.

La funcionaria señaló que, si la propuesta, que forma parte del "Build Back Better Act" de Biden, recibe luz verde en el Congreso, la autoridad a su cargo no dudará en aplicar un nutrido menú de sanciones.

"Estamos evaluando todo tipo de represalias comerciales", dijo Clouthier, al recordar que México "ya ha respondido con aranceles a golpes comerciales por parte de Estados Unidos".

"Tendríamos que plantear algo muy importante y estratégico para que, en aquellos productos, en aquellos lugares donde también duele, hacia el otro lado, dar tiros de precisión para que las consecuencias se sientan", señaló la funcionaria.

Entre las opciones contempladas figura abrir un proceso de consulta bajo la letra del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), vigente desde enero de 1994 y recién renovado por los tres países, el cual podría desembocar, si no se llega a un acuerdo, en un panel de resolución de controversias.

"En términos del T-MEC, iniciaríamos los procesos que hemos seguido en otros casos. No se vale que estemos jugando a somos socios cuando me conviene y, cuando no, te aplico por la vía oscura", dijo Clouthier.

En agosto pasado, México también emplazó a un proceso de consultas con Estados Unidos, por un desacuerdo en la interpretación de las reglas de origen para exportaciones automotrices.

"Hemos visto que esta es una medida que podría llegar a resultar contraria a las obligaciones de Estados Unidos en la OMC", subrayó la viceministra de Comercio Exterior, Luz María de la Mora.

La propuesta será votada por Senado de Estados Unidos en la semana del 13 de diciembre, pero Clouthier adelantó que desde ahora se intensificaron las acciones de "lobbing" con los legisladores estadounidenses para persuadirlos de no aprobar esta polémica legislación.

"Tocaremos todas las puertas que tengamos que tocar, senador por senador", aseguró la ministra.

El plan de Biden, calificado de "discriminatorio y proteccionista" por diversos países, consiste en otorgar créditos fiscales de u$s7.500 a u$s12.500 si los vehículos cumplen con un mínimo de contenido y mano de obra estadounidenses, lo que perjudicaría las exportaciones mexicanas de autos convencionales a Estados Unidos.

La iniciativa ya recibió la luz verde de la Cámara de Representantes, pero en el Senado se estima que será más difícil que sea aprobado.

Para México, una estrategia de esta naturaleza podría ser demoledora, porque el sector automotriz es un sector estratégico de la economía al contribuir con 4% en el producto interno bruto y representar una cuarta parte de las exportaciones totales, brindando empleo directo a un millón de personas.

Para Clouthier, esta iniciativa podría acelerar la migración de mexicanos a Estados Unidos por la embestida económica al sector.

Alrededor de 25 países que cuenta con un vigoroso sector automotriz, entre ellos México, enviaron esta semana un documento al Congreso de Estados Unidos expresando su preocupación ante la política de créditos fiscales para incentivar la compra de autos eléctricos.

La comisión del Senado mexicano que se encarga de vigilar el cumplimiento del T-MEC señaló que la iniciativa "podría violar algunas cláusulas del acuerdo".

Aunque la medida del jefe de la Casa Blanca es loable por sus fines, pues se orienta a estimar el gasto social y busca mitigar los efectos del cambio climático, representa un poderoso revés contra sus principales socios comerciales.

Dejá tu comentario