Juan Cuattromo: "Queremos consolidar una estrategia de desarrollo productivo con inclusión social"

Economía

El presidente del Banco Provincia sostiene que es indispensable asistir financieramente a las pymes para reactivar el tejido productivo provincial.

Entrevistado por Ámbito, Juan Cuattromo, presidente del Banco Provincia, traza un diagnóstico detallado del escenario financiero y macroeconómico en la previa electoral. Señala que lo que está en discusión en las próximas elecciones no es sólo el respaldo al espacio político que ganó las últimas elecciones, sino también el modelo socioeconómico necesario para la recuperación. “Necesitamos consolidar un proceso que deje atrás las políticas instrumentadas en los últimos años por el neoliberalismo en la Argentina, fundamentalmente porque no tiene una estrategia y un proyecto de desarrollo para todos los argentinos y las argentinas”, sostiene el directivo y agrega: “Porque esas políticas de los sectores más conservadores nos exponen siempre a situaciones de endeudamiento y fragilidad cuyas consecuencias perduran años y son muy difíciles de solucionar”. Dice que, en definitiva, todos los costos que traen esas políticas regresivas se terminan “pagando” en peores condiciones de vida para la población en su conjunto, y particularmente para los sectores menos favorecidos. “Para poder consolidar una nueva agenda de desarrollo en la Argentina es claro que necesitamos un proyecto político como el que está en marcha, generar las condiciones para que la discusión se dé en términos de un crecimiento en el mercado interno y de inclusión como pilares centrales de la estrategia de desarrollo para los próximos 30 años”.

Periodista: En los últimos días se registró mayor volatilidad en las cotizaciones del dólar. ¿Era esperable que esto sucediese?

Juan Cuattromo: Yo siempre creo que la racionalidad debe primar siempre en un proceso electoral. También hay que saber que los procesos electorales en Argentina traen aparejada cierta atención especulativa en los mercados de cambios. Nosotros tenemos que dotar al sector público, al Banco Central, a la Comisión Nacional de Valores, de las herramientas necesarias para aislar esos movimientos que nos perjudican a todos. Hoy, el Banco Central está acumulando reservas, tiene una posición cada vez más sólida, incluso si se toma en cuenta la llegada de los Derechos Especiales de Giro del FMI va a seguir fortaleciendo su hoja de balance.

P.: ¿Cómo analiza la negociación en marcha con el FMI?

J. C.: La negociación debe tener tiempos que sean acordes con la responsabilidad necesaria para encarar el repago de un préstamo de esta magnitud. Ni para el Fondo ni para Argentina se trata de un préstamo más. Incluso para el mismo FMI es de una magnitud inusual y de un tamaño más que considerable para la propia hoja de balance del organismo que llama poderosamente la atención. Creo que la negociación y cualquier discusión por este tema, y así lo manifestó el presidente Fernández y el ministro Guzmán, es que como punto de partida tenemos que tomar nota de esa situación excepcional. No fue un crédito que se aprobó en los tiempos usuales y una negociación responsable tiene que tomar nota de esto porque el objetivo último de cualquier renegociación es generar una perspectiva de sostenibilidad de capacidad de repago que permita despejar el horizonte financiero. Así lo encaró el Palacio de Hacienda con la deuda soberana con privados, y así también lo encaró la Provincia en la deuda con también sus acreedores. De tal forma, también hay que encargarlo con el Fondo, porque de otro modo es el típico programa de ajuste que no resuelve los problemas estructurales que tiene nuestra economía.

P.: La actividad económica denota una recuperación heterogénea…

J. C.: Un análisis de la actividad económica debiera tener en cuenta varias cosas. La deuda es un elemento clave, forma parte, y tiene una vinculación con lo que se heredó en términos de los problemas macroeconómicos. Fueron cuatro años, y particularmente los últimos dos, muy dañinos para la actividad en general y para las condiciones de vida de nuestra población y de los sectores más vulnerables en particular. Sobre ese escenario regresivo, cuando nuestro gobierno daba los primeros pasos para buscar una reactivación, impacta la pandemia que tiene sus consecuencias económicas. Yo creo que a medida que la vacunación avanza, que se consolidan también los protocolos y las políticas de cuidado, es que empezamos a hablar de recuperación en diferentes sectores, sobre todos aquellos ligados a la producción y a las industrias esenciales. En rigor, muchos sectores ya tienen niveles de producción superiores a los registrados en 2019. Por supuesto hay otras actividades, las que requieren presencialidad, están más afectadas y vienen a otra velocidad. Lo relevante, lo que tiene que estar en la agenda para los tiempos que vienen, es que la pandemia tuvo un impacto profundamente desigualador, tanto en términos de ingresos como también en términos de actividades, y que nosotros tenemos que generar políticas que permitan cerrar las brechas que generó la pandemia.

P.: ¿Qué plan de acción se llevó a cabo desde el banco?

J. C.: Cuando asumimos la conducción del banco, realmente el nivel de falta de visión estratégica que había tenido el anterior gobierno provincial en su conjunto también se reflejaba en lo que había sido la administración de la entidad. En ese sentido, nosotros, durante este año y medio que pasó con la pandemia, en lo que hace la administración bancaria, trabajamos muy fuerte para recomponer los niveles de liquidez que hoy son superiores, si se quiere, al promedio del sistema financiero, dándonos una plataforma de mucha solidez. La entidad venía de tener un déficit de capitales en términos de sus regulaciones técnicas y hoy, en cambio, tiene fuertes excedentes, así que la posición patrimonial resulta inédita para los últimos 20 años. También fuimos ordenando cuestiones de crédito al sector público que el banco arrastraba desde la crisis del 2001. Tenemos ahora un banco mucho más sólido y mucho mejor asentado en lo que hace al núcleo de la administración bancaria. Es la visión estratégica que fijó el gobernador Axel Kicillof, que el banco debe retomar su rol histórico como uno de los promotores del desarrollo provincial en términos de la actividad económica, con innovación y con la presencia y el valor que tiene la cercanía del banco en todo el territorio bonaerense. Por esa razón nosotros impulsamos muy fuerte una agenda de nuevos productos financieros y que al mismo tiempo nos permite otorgar créditos para acompañar a las pequeñas y medianas empresas y a todos los sectores productivos de la provincia en este tiempo.

P.: Si tuviese que mencionar dos iniciativas del Banco que resultaron fundamentales en los últimos meses…

J. C.: Los ejemplos que voy a dar son muy paradigmáticos de cómo la pandemia implicó adaptarnos y mejorar la oferta que de los productos siempre con una visión estratégica largo plazo que teníamos desde antes de la pandemia. El primero es el Programa de Reactivación Pyme. Nosotros lo habíamos lanzado en febrero de 2020, antes de la pandemia, y teníamos como objetivo colocar 20 mil millones de pesos en asistencia al sector pyme en financiamiento mediante descuento de cheques, capital de trabajo, prefinanciación de exportaciones y refinanciación. Era una línea pensada por las consecuencias de los cuatro años anteriores y sabíamos que las pymes iban a necesitar un acompañamiento del banco. Hoy, pasado un año y medio, ese programa se sostuvo se incrementó y ya colocó 140 mil millones de pesos al sector productivo, asistiendo a más de 12 mil pymes en todo el territorio provincial, y es una línea que sostenemos y expandimos. Para adaptarnos a los tiempos que corren, porque el banco provincia es un banco con una impronta presencial muy grande, fuimos incrementando la oferta de productos a empresas a través de nuestro homebanking. Nos erigimos en uno de los primeros bancos públicos en disponibilidad el cheque electrónico absolutamente automático, con descuento de cheques en forma online e incluso dando préstamos de capital de trabajo, descuento de facturas, facturas electrónicas, toda nuestra operación de comercio exterior. Hubo que adaptar muchas herramientas para poder hacerlo durante la pandemia y así poder asistir a todo el sector pyme.

P.: Cuenta DNI también ha sido un producto importante…

J. C.: Precisamente esa es otra de las iniciativas clave. Cuando llegamos al banco, Cuenta DNI era un instrumento que tenía un alcance muy acotado de unos 10 mil usuarios. En rigor, no funcionaba como una billetera, no era interoperable, no tenía los atributos que nosotros buscábamos. Se trabajó muy fuerte desde el primer trimestre de 2020 para impulsarlo y relanzarla haciéndola una billetera que permite hacer todas las operaciones tradicionales, transferencia a todo el sistema financiero y también al sistema financiero al fintech, pago de servicios, compra en comercios, extracción sin tarjeta. Pasado ya este año y medio, Cuenta DNI tiene hoy 3,4 millones de usuarios y sigue creciendo mes a mes. Para tener una dimensión de lo que estamos hablando, en junio, se operaron 24 mil millones de pesos a través de cuenta DNI, que son 6,8 millones de transacciones hechas desde esta plataforma y que al banco, además, lo vincula con un público joven, que tiene otras demandas y otras exigencias.

P: ¿Cuáles son las prioridades de aquí en adelante?

J. C.: Lo que nosotros necesitamos es conciliar la recuperación en los ingresos de nuestra población en base a una consolidación de la estrategia de desarrollo productivo con inclusión social. Hablábamos del impacto desigual que genera la crisis, tenemos que recuperar la generación de empleo, que sea empleo de calidad, y eso, en la Argentina, es clave que sea apalancado en el mercado interno. Para eso necesitamos una recuperación de los ingresos de los sectores asalariados, jubilaciones, titulares de derechos, y que ello sea acompañado con un crecimiento en el mercado doméstico. Por supuesto, también hay que controlar los equilibrios, para dotar de fortaleza al crecimiento del mercado interno, y que esto también termine apalancando el desarrollo de nuestra actividad productiva.

Dejá tu comentario