Base monetaria: estiman que crecerá $1,6 billones en el segundo semestre

Economía

La política del Banco Central de tratar de evitar el crecimiento de la base monetaria, que llevó a cabo con éxito en el primer semestre del año, no podrá ser sostenida en la segunda mitad del año. Se estima que Miguel Pesce va a tener que emitir $1,6 billones hasta diciembre de este año, por el doble efecto del crecimiento del gasto y para atender los intereses de los pasivos remunerados que tiene emitidos la máxima autoridad monetaria.

“El déficit primario comenzará a recalentarse por la propia dinámica de algunas partidas del presupuesto que se ajustan automáticamente, como las jubilaciones, las mayores erogaciones vinculadas a la pandemia que comenzarán a verse reflejadas en las cuentas de mayo, el gasto adicional para impulsar la economía antes de las elecciones, y los menores ingresos provenientes del agro a partir de agosto”, señala en un reporte la consultora Equilibra, que dirige el economista Lorenzo Sigaut Gravigna.

En función de ese incremento de las erogaciones, el trabajo estimó que el BCRA tendrá que asistir con $1 billón al Tesoro Nacional y a su vez deberá emitir otros $600.000 millones para enfrentar los vencimientos del stock de Leliq y pases pasivos ahora vigentes.

De acuerdo con el informe, junio se encamina a ser el quinto mes consecutivo en el que la base monetaria se contrae de manera real. En lo que va del año, la cantidad de dinero de la economía subió 5% mientras que la inflación creció 21%, según plantea el trabajo.

“A pesar de que el Central tuvo que emitir $421.477 millones para comprar divisas en el mercado y otros $511.509 millones para pagar intereses de sus pasivos, la base monetaria se expandió apenas $145.634 millones en lo que va del año”, destaca el informe.

Para la consultora, la base no creció debido a que como contraparte, aumentó el stock de Leliq y pases en $750.000 millones. Los pasivos remunerados de la autoridad monetaria totalizan $3,6 billones, lo que representa el 140% de la base.

Las recientes medidas del Banco Central tendientes a tratar de trasladar su riesgo al Tesoro nacional, permitiendo a los bancos integrar encajes con bonos, parece tener un limitado éxito. Equilibra señala que “hasta el momento no hubo un desarme neto de posiciones”. Así lo indica Sigaut Gravigna en su trabajo: “la semana pasada el stock cayó casi $40.000 millones el día antes de la licitación, pero en la subasta del jueves se colocaron poco más de $60.000 millones netos. En tanto, el martes se colocaron $210.000 millones en Leliq, con vencimientos que alcanzaban los $225.000 millones (es decir, el desarme fue menor que antes de la primera licitación de junio)”.

Otro factor que contribuyó a evitar la expansión de la base monetaria fue lo que el informe denomina “moderada asistencia” al Tesoro en forma de giro de utilidades y adelantos transitorios”. Este año Pesce le envió $800.000 millones menos por este concepto al gobierno nacional que en el mismo período del año pasado. El tercer factor es que el Banco Central absorbió más de $90.000 millones a través de la venta de bonos en dólares contra pesos para intervenir en los mercados de dólar financiero.

Dejá tu comentario