Dólar: los financieros rebotaron, mientras que el BCRA compró u$s30 M

Economía

La autoridad monetaria acumula un saldo favorable de u$s80 millones en lo que va de diciembre. El CCL avanzó 53 centavos y cerró a $142,88.

La calma cambiaria sigue dominando el panorama desde finales de octubre, aunque durante la jornada de ayer los dólares paralelos mostraron algunos avances en todas sus variantes. El dato positivo para el Banco Central de la República Argentina (BCRA) es que, nuevamente, la entidad volvió a terminar la rueda como compradora, en esta ocasión, por alrededor de u$s30 millones, según cálculos de mercado.

De esta forma, el saldo favorable de la autoridad monetaria en lo que va de diciembre se ubica en torno a los u$s80 millones. Cabe señalar que en noviembre, al finalizar la primera quincena, las participaciones del BCRA en la compraventa de divisas mostraban un negativo de u$s127 millones. En julio, agosto, septiembre y octubre los números eran mucho más dramáticos, alcanzando un rojo de u$s1.028 millones en los primeros quince días del noveno mes del año.

Ahora bien, ¿a qué se debe esta mejor performance? El operador de cambios de PR, Gustavo Quintana, afirmó ante la consulta de Ámbito: “Es una combinación de ambos factores. Yo me inclino más por una restricción muy fuerte a la demanda que a un incremento en la oferta. Hay dificultades logísticas para los exportadores y por ese lado no veo un incremento muy significativo de la oferta, pero sí veo que la demanda aparece muy comprimida por el régimen de autorización implementado por el Central”.

No obstante, Quintana aclaró: “Nunca hay un factor determinante, siempre es una combinación de causas”.

En tanto, las reservas brutas del Banco Central cerraron el día en u$38.761 millones, es decir, u$s11 millones más que el valor que se observaba el viernes. El efecto de la compra de dólares fue en parte neutralizado por una baja del oro (-0,61%).

Si bien la mayoría de analistas señalan que es necesario una relajación en el cepo a las importaciones para apuntalar un eventual crecimiento de la economía en 2021, la mayor parte de ellos no cree que esto se de en el corto plazo, por lo mismo que señala Quintana: esas restricciones son las que le están permitiendo al Central que no se siga deteriorando su posición de reservas

“Me encantaría que se pueda relajar, pero la verdad es que no están las reservas para hacerlo. Y, si bien hay una relativa calma, no sobra nada en términos de salud cambiaria”, consignó el director ejecutivo de LCG, Guido Lorenzo.

En tanto, Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, añadió: “Esta calma cambiaria no es sustentable: está motivada por la venta de bonos, presiones sobre el mercado, una restricción de la liquidez que no es duradera y alguna venta de dólares. Yo creo que el Central no tiene margen para aflojar demasiado la rienda a los importadores, por lo menos no en el corto plazo. A lo mejor cuando empiezan a entrar los dólares de la cosecha hay algo más de aire”.

Sin embargo, Elizondo aclaró que cada vez son más los empresarios que necesitan importar porque “ya no tienen insumos”.

Asimismo, Fernando Marull, economista de FMyA.com.ar, añadió: “El Gobierno buscará evitar una devaluación y cuidar las pocas reservas que tiene antes de las elecciones de octubre de 2021. Su herramienta es la de imponer mayores controles a las importaciones para lograrlo. Afectará a los insumos de producción”.

En lo que refiere a las cotizaciones, ayer la nota la dio el dólar blue que avanzó $3 y se situó en $151. Si bien es un pequeño rebote, luego de haber caído desde $195 (el 22 de octubre) hasta $146 (el 10 de diciembre), lo cierto es que en las últimas dos rondas subió $5. De esta forma, la brecha entre la divisa informal y el dólar mayorista (que avanzó $0,24 para terminar en $82,45) se encuentra en 83,14%.

En el segmento bursátil, el contado con liquidación (CCL) avanzó 53 centavos, para cerrar el día en $142,88, por lo cual la brecha con el mayorista se ubicó en el 73,3%. Mientras tanto, el dólar MEP tuvo un avance de 52 centavos y llegó a $140,29, dejando un spread del 71%.

Se mantiene la curiosidad de que ambos dólares financieros siguen por debajo del dólar turista, que ayer concluyó la jornada en $145,13.

Donde prácticamente no hubo variaciones fue en los contratos futuros del dólar que se cierran en el Rofex, donde también se observa un calma cambiaria.

Respecto de cómo se podría aprovechar el momento de pax cambiaria, algunos analistas creen que abrir la cuenta financiera, para aprovechar la liquidez a nivel mundial, es una posibilidad. Al respecto, Guido Lorenzo sopesó lo bueno y lo malo de esta opción: “El mundo carece de tasas positivas y Argentina podría ofrecer rendimientos de corto plazo que sean favorables para inversores. Podría utilizarse esa estrategia y que eso permita que se aflojen el cepo y la brecha. Pero, a la vez, se le estaría dando rendimiento a los que vienen haciendo carry trade, que es lo mismo que pasó durante 2016 y 2017 y que terminó en 2018 con una devaluación fuerte”.

Dejá tu comentario