Bernanke mantuvo la tasa (podría empezar a subirla)

Economía

Washington (Reuters) - La Reserva Federal (Fed) decidió ayer mantener las tasas de interés y expresó una mayor preocupación por la inflación, con lo que dio un pequeño paso hacia un futuro aumento en el costo del dinero. La decisión del banco central estadounidense, anunciada al terminar un encuentro de dos días, deja la tasa de referencia de los fondos federales en 2% anual.

«Aunque se mantienen algunos riesgos sobre el crecimiento, éstos parecen haber disminuido en algún grado, mientras los riesgos al alza sobre la inflación y las expectativas inflacionarias han aumentado», dijo la Fed en su comunicado de política monetaria. Inmediatamente tras el anuncio, los precios de las acciones estadounidenses subieron y la deuda gubernamental cayó. Sin embargo, los precios de los bonos revirtieron su curso más tarde, luego de que los operadores redujeran sus expectativas de un alza de tasas durante el encuentro de política monetaria de la Fed en agosto. «La Fed deberá comenzar a subir las tasas de interés en algún momento para comenzar a lidiar con la inflación», dijo Matt King, jefe de estrategas de inversión en Bell Investment Advisors en Oakland, California. «Ese es un riesgo mayor que el de recesión», agregó.

  • Proyecciones

    Un sondeo mostró que los economistas de Wall Street esperan ampliamente que la Fed mantenga estable las tasas de corto plazo dentro de los próximos meses. De acuerdo con el informe, la mayoría de los expertos no espera que el banco central de EE.UU. comience a subir las tasas hasta mediados del próximo año, pese al temor de la Fed acerca de la inflación.

    En su declaración, la Fed dijo que «la actividad económica en su conjunto sigue expandiéndose». Después de su último encuentro de política el 30 de abril, había descripto la actividad económica como «débil».

    El panel que decide la política monetaria de la Fed votó 9 a 1 a favor de mantener las tasas estables. El presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, se opuso, argumentando que preferiría ver que las tasas suban. Fue la primera vez que la Fed ha dejando las tasas sin cambios en una sesión de política monetaria desde que emprendió una serie de reducciones de tasas en setiembre pasado para sostener una economía golpeada duramente por el declive inmobiliario y la crisis del crédito.

    Las autoridades del banco central están en una coyuntura difícil. Un declive inmobiliario apunta a ser una carga sobre la expansión durante varios meses, incluso cuando la escalada del petróleo y de los precios de las materias primas amenaza con acelerar la inflación general.

    Las autoridades de la Fed han dicho en semanas recientes que los riesgos de una recesión grave han disminuido tras un período de turbulencias marcado por un aumento de las hipotecas impagas y la caída del banco de inversión Bear Stearns. Estos funcionarios han comenzado a considerar la necesidad de contener la inflación.

    Si bien la Fed se centra en los llamados precios subyacentes que no incluyen los rubros volátiles de los alimentos y la energía como la mejor medida de las tendencias inflacionarias, los funcionarios han expresado preocupación de que los precios récord del crudo puedan desatar incrementos de precios más generalizados. Los funcionarios del banco central han dicho que, en particular, estarán muy atentos para asegurar que no se acumulen expectativas de una mayor inflación, advirtiendo que eso podría desatar una dañina espiral alcista de precios y salarios.
  • Dejá tu comentario