Con crédito del BICE, pyme busca triplicar producción de muebles

Economía

"La Valenziana es el ejemplo típico de lo que necesita el país para salir de la crisis", dijo De Mendiguren, presidente del banco.

El presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) José Ignacio De Mendiguren anunció ayer el otorgamiento de un crédito de inversión por $75 millones para la pyme santafesina La Valenziana, una empresa que emplea a 200 personas y que desde hace treinta años se dedica a la fabricación de muebles de madera infantiles y para el hogar.

El proyecto a financiar es la ampliación de la nave industrial donde opera actualmente y la incorporación de equipamiento para duplicar la capacidad en tapicería y fabricar internamente piezas metálicas.

“Estamos desarrollando un master plan que se llama ‘Valenziana 2015/2025’, donde llevamos una serie de inversiones que superan los u$s4 millones. Con el monto actual de $75 millones financiamos la consolidación de la industria de sofás y vamos a fabricar insumos para esos sofás, para sustituir importaciones de Europa”, señaló José María Díaz, dueño de la firma.

Desde la compañía aspiran a triplicar este año la producción y las ventas con respecto a 2019 y con ello a incrementar la facturación. Su objetivo es, hacia fin año o durante el primer trimestre de 2022, tener locales exclusivos en Paraguay y Uruguay. Luego proyectan llegar a Chile, Perú y Bolivia. A nivel nacional, actualmente tiene 20 locales exclusivos y a fin de año proyecta a llegar a los 30 aproximadamente.

“De las situaciones complicada, se sale con muchas pequeñas y constantes medidas. La Valenziana es para el banco el ejemplo de por dónde pasa la salida definitiva de Argentina. Nos faltan dólares por algo sencillo: Argentina le vende al mundo lo que vale poco y compra lo que vale mucho. Tenemos una matriz productiva primarizada, desequilibrada. Porque lo que se recauda, no alcanza para comprar los insumos necesarios”, señaló De Mendiguren.

“Las exportaciones primarizadas no llevan mano de obra, no llevan empleos calificados. No se desarrolla la frontera tecnológica. La salida de Argentina es cambiando la matriz productiva y a eso orientamos los esfuerzos. La Valenziana es el ejemplo típico de lo que se necesita”, agregó el titular del BICE, quien remarcó: “Una empresa que a pesar de la crisis no dejó de crecer, que nunca se estandarizó y siempre buscó la consolidación de sus productos. El año pasado, durante la pandemia, tuvo la capacidad de seguir creciendo, tomando gente. Duplicó la cantidad de operarios”.

“En principio, nuestro primer objetivo fue sustituir importaciones, que no sea necesario tener que importar un mueble. Pero además tener un nivel de eficiencia que nos permita ganar el mercado internacional. En esa tarea estamos, por eso es fundamental tener un horizonte y quien te banque, porque ningún colega en el mundo compra una máquina al contado. Por eso es importante cuando sentís que hay una política de Estado que te comprende y cumple su función: apoyar a quien genera fuentes de trabajo. Creo que es correcto obtener el financiamiento para una inversión productiva. Entonces, todo es más fácil”, agregó por su parte Díaz.

Algunos de los productos que fabrica La Valenziana, ubicada en la localidad Uranga, en el sur de Santa Fe, son muebles infantiles (cunas, cunas funcionales, cómodas, chifoniers y roperos); Muebles Juveniles (camas, cuchetas, roperos y cómodas) y, más recientemente, Muebles para el hogar (sillones, mecedores y muebles para TV, módulos living y comedor configurables, colección de mesas y sillas).

Temas

Dejá tu comentario