Brasil: Séptimo mes de caída en ventas de comercios

Economía

El volumen de ventas del comercio brasileño cayó en junio por séptimo mes consecutivo y en el primer semestre del año acumuló una retracción del 5,57 por ciento con respecto al mismo período del 2002, informó hoy el Gobierno.

Las ventas de los comerciantes minoristas en junio pasado un 5,37 por ciento menores a las del mismo mes del 2002, según un comunicado divulgado hoy por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

La caída de las ventas en los seis primeros meses del 2003 fue la peor para un semestre desde que el Instituto comenzó a medir el indicador en enero de 2001.

Los técnicos del IBGE atribuyeron la retracción de la demanda en los primeros seis meses de este año al aumento del desempleo, la caída de la renta de los trabajadores y las altas tasas de interés cobradas sobre las compras a crédito.

El Banco Central tan sólo comenzó a reducir la tasa básica de interés en junio -hoy está en el 24,5 por ciento anual-, tras haberla elevado hasta el 26 por ciento anual en los dos primeros meses de gobierno del socialista Luiz Inácio Lula da Silva, que asumió la presidencia el 1 de enero.

El sector más afectado por la retracción de la demanda fue el de supermercados y tiendas de alimentos, cuyas ventas cayeron en un 6,33 por ciento en el primer semestre en comparación con el mismo período del año pasado.

Según el analista Nilo Macedo, técnico del IBGE, el repunte de la inflación en los primeros meses del año redujo la capacidad de compra de los trabajadores, principalmente de los más pobres.

"La clase menos favorecida fue la más afectada por la inflación. La pérdida del poder adquisitivo afectó principalmente al sector de supermercados, que es donde ese población más realiza compras", explicó Macedo.

Según el estudio divulgado hoy, las ventas cayeron en junio en 26 de los 27 estados brasileños y la retracción fue mayor en los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, que concentran casi la mitad de las ventas del comercio, con bajadas del 5,24 y del 8,47 por ciento respectivamente.

Pese a la reducción del volumen comercializado, el valor nominal de las ventas de los comerciantes brasileños aumentó un 14,96 por ciento en junio, en comparación con el mismo mes del año pasado, sin tener en cuenta la inflación.

La semana pasada, el Foro Nacional de la Industria, que agrupa a las principales patronales industriales del país, advirtió que la economía brasileña camina hacia una recesión y que tal proceso es claramente visible en los índices negativos de empleo, ventas, producción y uso de la capacidad instalada de las fábricas.

Dejá tu comentario