Brasil: anticipan freno en actividad (precupa ya el impacto local)

Economía

Los analistas que consulta el banco central del país vecino recortaron las perspectivas de crecimiento para el 2022 a un 0,29%.

Luego de un crecimiento que rondará el 4,5% durante el 2021, los pronósticos no son alentadores para la economía brasileña en 2022. Según el relevamiento que hace el Banco Central de ese país el PBI se estancará este año. La principal causa del freno abrupto en la actividad será el brusco incremento de la tasa de interés que actualmente es del 9,25% y pasaría al 11,75% en los próximos meses. Los analistas anticipan un primer semestre con caídas y una segunda mitad de año con una leve recuperación y hay alerta por el impacto en la demanda de la industria local.

Los pronósticos de las consultoras que releva la entidad monetaria del país vecino, vienen recortando semana a semana sus perspectivas de crecimiento para el 2022. A mediados del año pasado hablaban de un 3,5%, esa cifra se fue acercando al 1% hacia finales del 2021. Pero el panorama empeoró desde entonces y el último informe oficial, llamado Focus, indica que la suba alcanzaría sólo el 0,29%.

“Después del rebote que se vio en el mundo en el año 2021, en Brasil se está viendo un esquema de crecimiento cercano al 0% para este período. Eso se explica por una decisión del Gobierno de volver a encauzar la meta inflacionaria con una suba de tasas”, explicó a Ámbito Gustavo Perego, director de la firma ABECEB. Al mismo tiempo sostuvo: “Si los precios de los commodities no caen, en el segundo semestre vamos a estar viendo un pequeño rebote. Hay que tener en cuenta que el año que viene hay elecciones, por eso a partir de julio puede haber estímulos extra para que no se contraiga la actividad”.

La inflación es justamente otro de los grandes problemas que atraviesa la economía del gobierno de Bolsonaro. El índice de precios al consumidor cerró el 2021 con un crecimiento del 10,6%, el nivel más alto desde el 2015, muy por encima de lo que anticiparon las consultoras privadas y más del doble del objetivo que se había trazado el Banco Central, cuyo límite era del 5,25%.

Con este escenario y con un contexto internacional en el que varios países están tomando decisiones similares, Brasil se encamina a una brusca suba de la tasa de referencia, que trepará del 9,25% anual al 11,75%. “Esta medida tendrá un fuerte impacto sobre todo durante la primera mitad del año”, dijo Perego.

De acuerdo al informe del Banco Central de Brasil, el pronóstico para el frente externo es reservado. Si bien la cuenta dejará un resultado positivo, se estima que el superávit será menor al del año pasado, rozará los u$s56.000 millones. La baja se daría principalmente por una caída en los precios de los productos relevantes en la canasta exportadora. En tanto, según los analistas consultados por la entidad monetaria, el resultado fiscal daría cuenta de un déficit primario del 0,96%.

Efecto

Brasil es el principal socio comercial de Argentina y el mayor comprador de las manufacturas locales, por lo que el nivel de actividad del país vecino es fundamental para la producción industrial. Según confirmó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, la industria crecerá entre un 5% y un 6% durante el 2022. El estancamiento en el país que conduce Jair Bolsonaro enciende una luz de alarma para ese pronóstico.

La Unión Industrial Argentina ya identifica la situación de Brasil como problemática. “En lo internacional se espera bajo crecimiento de los principales socios comerciales Brasil: 0,3% y China 5,1% y mayor inflación mundial. El valor de los fletes en niveles elevados y el retiro de estímulos monetarios en los países desarrollados, con posibles subas de tasas de interés internacionales, además de la incertidumbre sanitaria, impactarán en las exportaciones”, sostuvo la entidad que conduce Funes de Rioja en su último informe.

Dejá tu comentario