Mercosur: Brasil propuso bajar un 20% aranceles en dos tramos

Economía

Como adelantó Ámbito, la Argentina también presentó su propia iniciativa. Por el momento no hay acuerdo. Los dos proyectos se analizarán el 21 de abril en la reunión de cancilleres.

Las diferencias sobre cómo abordar el relacionamiento externo en el Mercosur persisten. Los integrantes tienen estructuras productivas muy distintas entre sí y en medio de una crisis económica mundial, cada cual defiende su juego. En este marco, los gobiernos buscan limar asperezas para avanzar sobre algunos de los puntos de conflicto. Ayer se reunió de manera virtual el Grupo Mercado Común del bloque y, tal como adelantó Ámbito, la Argentina acercó una propuesta formal para bajar los aranceles externos comunes. De la misma manera, Brasil presentó por escrito su fórmula. El 22 de abril se reunirán los cancilleres de cada uno de los países e intentarán acordar una actualización de las alícuotas.

Pese a que todos los miembros coinciden en la necesidad de modificar el esquema actual de aranceles, no se consiguió un acuerdo. Las divergencias centrales a esta hora pasan porque la propuesta de la Argentina busca aplicar rebajas segmentadas y focalizadas principalmente en los insumos, y la de Brasil busca desgravar de manera general a todos los rubros sin diferenciación alguna un 20% en 2021. La iniciativa postula una suba en dos tramos: 10% en el primer semestre y el otro 10% en la segunda parte del año.

Este medio adelantó a comienzos de semana que la iniciativa de la Argentina postula una baja promedio del 10,5% pero con diferente intensidad, dependiendo del producto. Dentro de la iniciativa se incluye también la baja a cero de casi 2.000 posiciones arancelarias, fundamentalmente vinculadas a insumos de la industria y bienes primarios.

Un alto funcionario del Gobierno adelantó a Ámbito que “la Argentina no aceptará una rebaja generalizada”. En este sentido, explicó: “Trataremos de unificar en una mesa ad hoc para arribar a un consenso pero no podemos aceptar una baja transversal porque esto tendría un impacto negativo sobre muchos sectores productivos”.

Otro de los puntos de conflictos sigue siendo la posibilidad de establecer negociaciones con otros países por fuera del bloque. Sobre este punto, días atrás, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, explicó que si esto sucede “el Mercosur pierde su razón de ser”. Desde la Cancillería argentina señalaron: “Creemos que vamos a tener una postura más fuerte si negociamos juntos. Nosotros no estamos cerrados, queremos conseguir nuevos acuerdos con economías que sean complementarias a las nuestras, pero no a cualquier precio”.

Según pudo reconstruir este medio, a diferencia de lo que ocurrió en la reunión de presidentes, donde se dio el cruce entre Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou, Paraguay se mostró ayer más cercano a la postura de la Argentina. Hicieron hincapié en la necesidad de que las negociaciones se lleven a cabo en conjunto.

Por el lado de Uruguay anticiparon ayer que la propuesta formal para flexibilizar el bloque será presentada durante la reunión de cancilleres. “Vamos a presentar una forma jurídica de flexibilizar el Mercosur. Es lógico que Uruguay pueda avanzar a su ritmo con algunos países y eso de alguna manera creo que lejos de erosionar el bloque lo va a fortalecer”, dijo el presidente Luis Lacalle Pou.

Fuentes de la cartera que conduce Felipe Solá, anticiparon a Ámbito que el cónclave que estaba pautado para el 22 de abril se realizará finalmente el 21. Esto sucede porque el 22 será la cumbre del cambio climático de la que participará Alberto Fernández.

Dejá tu comentario