Mejora la temperatura (climática y política)

Economía

Las lluvias, la baja relativa de la temperatura y el alejamiento, por ahora, de posibles aumentos en las retenciones agroindustriales fueron los datos salientes de una semana complicada. También la finalización, después de casi un mes del -inexplicable- conflicto con los camioneros autoconvocados, y el incremento en el caudal del río Paraná, después de 15 meses, que permite comenzar a mejorar la navegabilidad, se computaron como datos positivos, tanto para el Gobierno como para el sector.

…que, con muy poco esfuerzo, la Mesa de Enlace conformada por las 4 entidades nacionales del campo, salió con resultados de una reunión con el presidente Alberto Fernández en la que se descartó, por el momento, una suba de retenciones y/o la aplicación de cupos de exportación, temas que habían tenido a maltraer a los productores y empresas relacionadas en los últimos días. Los datos llamativos fueron varios. En primer lugar, la presencia allí del canciller Felipe Solá, sin duda, el funcionario que más sabe de agroindustria en el actual Gabinete, si bien fue leída como un “respaldo” para la gente del campo, también se interpretó como un “seguro” del Gobierno de que los dirigentes no sorprendieran con alguna sorpresa que el resto de los funcionarios no podría/sabría abordar. También, que fuera justamente el titular de Relaciones Exteriores el que participara activamente del encuentro, constituyó una señal positiva para el ministro Martín Guzman que propugna (y necesita) un plan sólido de crecimiento de exportaciones para presentar al FMI (y la agroindustria es hoy el único sector en condiciones de responder a eso en forma más o menos rápida), pero también fue una mala señal para el cada vez más desdibujado ministro de Agricultura Luis Basterra, alejado como nunca de los problemas centrales del grueso de la producción y replegado, más vale, en sectores minoritarios de la agricultura familiar, cuestiones de género, o pueblos originarios, entre otros. Tampoco le fue muy bien a la vicejefe de Gabinete, Cecilia Todesca, encargada de agitar la bandera de las retenciones días atrás, y obligada ahora a ser testigo de la desarticulación del tema. En todo caso, “el presidente los recibió porque la decisión de no avanzar en esa línea ya estaba tomada”, explicó un “caminador” de los pasillos de Balcarce 50, aunque nadie pareció avisarles eso a los pequeños grupos de activistas que, inducidos por alguien, reclamaban en las puertas de varias sociedades rurales, como la de Rosario, en Cartez, o también en la sede centenaria de Buenos Aires.

….que el presidente Fernández también tuvo una definición clave para los biocombustibles en su viaje de días atrás a Tucumán. Allí, según destacó el Presidente de la Unión Industrial tucumana, Jorge Rocchia Ferro, el mandatario habría asegurado que “va a continuar el programa de Biocombustible”. “Nos dijo que la política de Estado es la continuidad de la mezcla de biocombustibles”, señaló el dirigente quién, como en otras 10 provincias, están a la espera de que se apruebe la prórroga de la Ley de Biocombustibles (que alcanza a 55 grandes empresas), que desde el año pasado ya cuenta con media sanción. Y en línea con las buenas noticias, sin duda la resolución del muy largo conflicto de los camioneros autoconvocados que durante más de 3 semanas tuvieron jaqueados a los principales puertos exportadores (Rosario y Bahía Blanca) provocando pérdidas millonarias, se anotó entre las cuestiones positivas, aunque sigue sin aparecer la explicación formal tanto sobre el conflicto, como sobre su resolución, y en que consistió un acuerdo que, desde el vamos, apareció muy poco claro, y sin ninguna explicación oficial de parte de las autoridades. Algo similar a lo que ocurre con los varios casos de inseguridad rural, vandalismo, daños a la propiedad, pérdidas de mercadería (silos bolsa), etc. cuyos reclamos no fueron resueltos formalmente aún.

…que, mientras vuelve a tensarse la cuerda en el sector lácteo pues, tanto tamberos como usinas estarían recibiendo precios por debajo de los costos, una noticia desde Brasil podría generar más malestar aún. Es que según el OCLA empresarios brasileños presentaron a su gobierno “una solicitud indicando suspensión inmediata de las importaciones de lácteos de Argentina y Uruguay, hasta que los sectores productivos de Brasil y países vecinos establezcan acuerdos de convivencia mutua. Como medida equitativa, sugerimos gravar los productos lácteos importados , de la misma manera que el azúcar brasileño está gravado para ingresar a los países del Mercosur, especialmente en Argentina ”, dice el texto firmado por la Asociación Brasileña de Productores de Leche (Abraleite), Organización de Cooperativas Brasileñas (OCB), Asociación Brasileña de Criadores de Cebú (ABCZ) y otras entidades. La preocupación surge de los crecientes ingresos de lácteos desde Argentina y de Uruguay. Pero simultáneamente, en el plano local, las usinas reclaman por los precios “congelados” en salida de fábrica, desde marzo del año pasado que tuvieron solo una actualización de 3% en julio, y otra de 2% en octubre, mientras que los incrementos de costos a lo largo de la pandemia, superaron holgadamente el 30%, sin contar las retenciones que también se le aplican a los lácteos.

Dejá tu comentario