Exportaciones de carne: hoy reunión clave campo-Gobierno

Economía

Domínguez recibe a la Mesa de Enlace. En el sector se especula con la posibilidad de que haya una mayor flexibilización de los envíos.

Esta tarde los líderes de la Mesa de Enlace, conformada por las entidades rurales Coninagro, CRA, Sociedad Rural y Federación Agraria, serán recibidos por el ministro de Agricultura Julián Domínguez. El tema primordial serán las exportaciones de carne ya que el próximo 31 de diciembre vence el actual esquema y los ruralistas buscan una mayor flexibilización de los envíos, o en realidad su liberación total, algo totalmente descartado por el Gobierno que busca contener los precios en el mercado interno que ostentan nada menos que una suba interanual superior al 70%.

Son horas de definiciones porque en el campo se ilusionan con la posibilidad de que el Gobierno permita un esquema más flexible para el próximo año. Es decir, que solo queden vedadas las exportaciones de los siete cortes de consumo popular que incluyen entre otros al asado, vacío y matambre y en cambio se liberen totalmente los envíos de vaca conserva que tiene como principal comprador a China, el mayor importador de carne vacuna de la Argentina. Las entidades del campo piden además que se cumplan el resto de las cuotas internacionales como la Hilton, la 481 o la de carne kosher a Israel.

En este marco entre los representantes de la cadena de ganados y carnes, incluidos los frigoríficos, la Mesa de Enlace y el Gobierno, hay coincidencias y desencuentros. Por lo pronto, el plan de Domínguez para el próximo año adelanta que las cuotas internacionales como la Hilton estén aseguradas y según dejaron trascender fuentes oficiales se podría avanzar con una mayor flexibilización del resto de las exportaciones pero siempre con un sistema “administrado”, es decir que todo dependerá de cómo se comporte el abastecimiento en el mercado interno y por supuesto los precios.

Según trascendió, se liberarían las exportaciones de cortes que no impacten en el mercado interno, como garrón y brazuelo, demandados por China y anunciaría estímulos fiscales que permitan sumar cabezas de ganado y elevar la producción de carne.

Lo cierto es que más allá de todo, las entidades del campo insisten desde hace larga data con la liberación total de las exportaciones, algo que el Gobierno hoy descarta de plano. Es por eso que la expectativa hoy está puesta en que el ministro Domínguez consiga un acuerdo con el sector que no solo calme el ánimo de los productores y los frigoríficos sino también la suba de precios descontrolada en el mercado interno.

En este contexto, el Gobierno pedirá un mayor esfuerzo a frigoríficos exportadores y entidades del consumo doméstico para sumar cortes a precios populares y la prueba de fuego llegará en pocas semanas. Es que el objetivo del oficialismo es que haya carne a precios económicos para las festividades de fin de año y que parte de ese acuerdo también se prolongue durante todo el 2022. A cambio, la promesa del oficialismo será no avanzar con una suba en las retenciones de carne que hoy están en el 9% y podrían incrementarse, sin pasar por el Congreso, hasta el 15%.

Plan más carne

Más allá del esquema en las exportaciones que plantee el Gobierno para el próximo año, según explican desde la cartera agropecuaria, el foco en 2022 será crecer en producción. La intención del oficialismo, con una mirada a largo plazo, es terminar con las tensiones entre el mercado interno y externo y para eso se necesita mayor productividad.

A través de créditos a tasas subsidiadas, destinados exclusivamente a los ganaderos y la puesta en marcha de la Ley Agroindustrial que prevé beneficios fiscales e impositivos para el sector, se buscará que crezca el stock vacuno y la productividad por animal.

En el mientras tanto el Gobierno seguirá administrando los envíos pero siempre con el foco puesto en que los precios no pueden volver a mostrar una escalada tal como lo hicieron en este 2021 y allí el rol de los frigoríficos será determinante porque no solo tendrán que volcar un mayor tonelaje de cortes a precios económicos en las góndolas locales sino también colaborar con el monitoreo para que no haya distorsiones en la cadena.

Las cartas ya están echadas y los anuncios concretos llegarían en las próximas horas.

Dejá tu comentario