Carrier: u$s 15 M en planta fueguina

Economía

Por primera vez, Carrier, la empresa que a principios del siglo pasado inventó el aire acondicionado, fabricará sus aparatos en la Argentina. Lo hará en una planta que comenzó a levantar en la fueguina Río Grande, en la que invertirá u$s 15 millones; la capacidad de esa fábrica será de unas 180.000 unidades anuales, básicamente equipos «split» para uso hogareño.

Hasta ahora, Carrier se abastecía de un «partner» (según la definición de Marcelo Piacenza, CEO de la filial local) en el que tercerizaban la producción. «A partir de la apertura de Río Grande, buena parte de los equipos que venderemos en la Argentina será de fabricación propia», dice el ejecutivo. 

El proyecto, lo mismo que el recientemente inaugurado por su competidor israelí Electra, parece chocar con la realidad energética de la Argentina, que -por falta de inversión en generación y distribución- enfrenta una crisis que parece inevitable. «No diseñamos nuestros planes en base a la coyuntura; estamos en el país desde hace 75 años y pensamos quedarnos muchos más», asegura Piacenza. «Por otra parte, todo el parque de aire acondicionados representa menos de 10% del consumo total de electricidad de la Argentina.»

Sin embargo, es un hecho que las ventas de estos aparatos crecen a razón de un millón de unidades anuales, una cifra que más temprano que tarde podría poner en situación crítica al ya frágil sistema eléctrico argentino.

«Los aparatos que haremos aquí cumplen con las mismas normas de eficiencia energética que los que vendemos en todo el mundo. Estamos esperando que el gobierno nacional haga con los aire acondicionados lo mismo que ha hizo con las heladeras: colocarles la estampilla que indica cuán eficientes son a nivel de consumo energético. El máximo es A; el peor, la F. Eso ayudará a los consumidores a elegir», asegura Piacenza.

El empresario asegura que la planta ya estará funcionando antes de que termine el año; serán 6.075 m2 cubiertos sobre una superficie total de 4,5 hectáreas. Allí trabajarán unas 400 personas entre puestos directos e indirectos.

Cabe recordar que Carrier es parte del megagrupo United Technologies que además fabrica los ascensores Otis, las turbinas para aviones Pratt & Whitney, los equipos para aeronaves comerciales Sundstrand y hace algunos meses hizo una oferta de u$s 3.000 millones por la fabricante de cajeros automáticos y máquinas de votar Diebold, que aún no se ha concretado. El holding factura unos u$s 50.000 millones anuales, de los cuales Carrier genera cerca de u$s 15.000 millones. La planta fueguina será la 81ª del mundo y -dice Piacenza- «la más austral de la empresa». El empresario recuerda, además, que la Argentina «fue uno de los primeros países a los que Carrier se expandió al exterior».

Dejá tu comentario